COMPARTE

Dayrí Blanco

El temor está latente. Se instaló en cada uno de los factores involucrados en la cadena de producción, distribución y comercialización de la carne de ganado en la región. 

El resultado es visible en las neveras vacías de las carnicerías y en la caída de más de 90% en el número de animales que llegan al matadero, donde a diario se benefician solo entre 20 y 50 reses de las 600 que se requieren para abastecer el mercado carabobeño, lo que es igual a 8,33%. 

Nadie se atreve a trabajar con ese rubro mientras se mantenga la política de control de precios y fiscalizaciones intensas que provoca pérdidas millonarias. Así lo dejó claro un vocero del sector que alertó que lo poco que llega a la sede del Frigorífico Industrial Carabobo (Frinca, C.A.), es destinado a las empresas de embutidos de la región. El matadero de Maracay tiene varias semanas sin actividad por la misma razón. 

Solo el 7% de los 600 establecimientos que se dedican a la venta de carne en Carabobo cuenta con algo de inventario y se arriesga a exhibirlo pese a estar expuesto a los operativos de la Sundde. 

Se trata del remanente de congelación que fue pagado por encima de la regulación y no puede ser ofrecido por menos, relató Humberto Flores, presidente de la Asociación de Vendedores del Mercado Periférico La Candelaria, donde los clientes pasean por los pasillos lentamente. Ven las neveras de cada uno de los 76 negocios del lugar y no tienen nada que comprar. Solo se ofrecen vísceras como bofe y riñones en 500 bolívares el kilo,  y pata de res en 250, chinchurria en 300 y panza en 500. 

Es una situación que podría mantenerse de no recibir una respuesta pronta que garantice el abastecimiento en el sitio y garantice la estabilidad laboral de 300 personas. El sábado 14 de noviembre bajo supervisión de la Sundde se vendió en el periférico toda la mercancía en existencia a precio regulado. 

En asamblea conjunta con los expendedores de carne del mercado de la Candelaria, otros mercados municipales y carnicerías privadas, se acordó la tarde del lunes esperar hasta el miércoles 25 por alguna solución, de lo contrario se reunirán con los proveedores para llegar a un acuerdo y solicitarán al Ejecutivo regional apoyo para poder reactivar la venta sin ser sancionados. 

Hasta hace dos semanas, cuando se recibió el último despacho, les vendían en canal el kilo en 530 bolívares que se ofrecía a los consumidores en 900. La regulación establece un precio de 250 bolívares desde el 2 de junio. Desde Fedenaga se solicitó un incremento de 41% para llevarla a 354 bolívares. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.