COMPARTE

oficial agregado de la Policía Nacional fue asesinado cuando guardaba una moto cerca de su casa

Altagracia Anzola

Un disparo en la cabeza que recibió cuando caminaba con su madre por una calle de Sarría  cobró la vida del pequeño Juanderling Mijares Pacheco, de tres años de edad. El crimen se registró la noche del lunes, entre las esquinas de San Pascual y El Carmen. Mayades Pacheco, madre del niño, narró el dramático hecho de sangre que cobro la vida de su pequeño hijo, cuando regresaba con la abuela del menor de hacer unas comprar en la avenida Baralt.

Ya habían dejado a la abuela del pequeño y la mujer continuó con el niño hacia Sarría, en un autobús que llevaba la ruta de la avenida Panteón. Contó que se bajó del colectivo frente al Hospital de Clínicas Caracas para caminar hasta su casa. Antes se detuvo en una bodega donde compro aguacates y un helado para su bebé. “Yo seguí caminando con el bebé tomado de la mano. Nunca lo soltaba porque escuchaba cuentos de niños que ante un descuido se los llevaban. Estaba metiendo mi helado en una bolsita para no soltarle la mano”, narró. En ese momento la madre del niño vio a unos hombres que no eran de la zona parados a un lado de la calle. Ella no reparó en la situación pero de pronto escuchó que decían entre sí “pendiente, pendiente”. Se alertaron ante la presencia de dos uniformados de la GNB que pasaban por la cuadra.

Mayades observó que uno de los sujetos desconocidos se adelantó a su paso y se detuvo en medio de la calle frente a ella. Otros caminaron de prisa en sentido contrario. De pronto, el sonido de un disparo. “No vi armas, no vi a nadie disparando. Escuche un solo tiro. Cuando volteé para proteger a mi hijo lo vi en el suelo. Pensé que se había caído y cuando lo agarre sentí el calor y lo pegostoso de la sangre”, dijo. Con prisa, Pacheco comenzó a gritar pidiendo ayuda. Llamó a su hermano, subieron al niño en una moto y lo llevaron al Hospital de Clinicas Caracas pero estaba muerto. Ella se fue a la clínica aparte, con el dueño de la bodega que le prestó el apoyo. El pequeño Juanderling Mijares era el menor de dos hermanos. El mayor tiene 13 años de edad. Cursaba el segundo nivel de preescolar en la UE  Colegio Clara Marrero de Monagas, en Sarría.  

Su bisabuelo Luis Pacheco, exigió justicia desde la morgue de Bello Monte. Hizo un llamado al Gobierno nacional para que cesen los niveles de inseguridad. “En los barrios no vive puro malandraje. En lo barrios también crecen ingenieros, médicos, niños y jóvenes que son el futuro de este país. Con las elecciones, señor Presidente, se le demostró a usted que su gobierno no ha servido para acabar con la inseguridad en este pais”, dijo.  

Pacheco perdió a dos de sus hijos a manos de la delincuencia. “Ahora cuando esperaba pasar un 24 de diciembre feliz, una Navidad en armonía con mi familia, tengo que enterrar a mi nietecito”, expresó.  

Mataron a Oficial Agregado de la PNB 

De ocho disparos fue ultimado este jueves en el kilómetro 3 de El Junquito, el oficial agregado de Policaracas Johan Aragón, quien cumplía funciones de escolta para una funcionaria del mismo cuerpo que estaba adscrita al terminal de La Bandera.Aragon tenía 15 años de servicio policial, primero en las filas de la PM y luego en la Policía del Municipio Libertador.

A las 6:30 de la tarde regresó de hacer unas compras navideñas para las hallacas, entró a su casa con las bolsas de mercado y salió a guardar la moto Suzuki V-Strom que tenía asignada.Hizo un recorrido de 500 metros hasta el estacionamiento donde guardaba su moto, cuando fue sorprendido por delincuentes que presuntamente intentaron robarlo y le dispararon. No se llevaron la Suzuki, pero sí su arma de fuego, una Glock calibre 9 milímetros.

Un compadre de la víctima que es exfuncionario de la PNB pidió ayuda a una comisión de ese organismo que llegó al sitio para llevarlo al hospital  Miguel Pérez Carreño, pero los policías se negaban a subirlo a la patrulla, hasta que finalmente accedieron tras un altercado. El funcionario murió en el camino. Dejó dos hijos. Sus familiares escucharon los tiros y salieron a la calle pero ya era trasladado hasta el hospital.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.