COMPARTE

Estefanía Rosales Coronel

“Luego que te dicen que vas a tener un bebé, hay que salir volando a comprar pañales y todos los enseres que se necesitarán porque después no se conseguirán o ya estarán muy costosos”. El comentario de Joaquín Hernández refleja cómo ha cambiado la experiencia de tener un hijo en Venezuela. “No importa la marca o talla que encontremos. Ya no podemos escoger ni el tipo de pañal, ni el tamaño más apropiado”.

Las estadísticas de Datanálisis confirman la angustia del futuro papá: 76,1% de los venezolanos no consigue o halla poco de lo que busca; mientras que 89,7% debe realizar colas siempre o casi siempre cuando va a comprar.

Un niño recién nacido requiere alrededor de 10 a 12 pañales por día. Por lo que solo para esta etapa, necesitará entre 200 y 240 pañales. Cuando crezca hasta la talla P, precisará menos cambios diarios, entre 7 a 8 pañales, así que son alrededor de 560 a 640 pañales. Las siguientes etapas tienen requerimientos similares, excepto cuando el pequeño llega cerca de los 10 meses hasta los dos años, que puede utilizar en total unos 1.200 pañales hasta que alcance la última fase de crecimiento y los padres puedan respirar.

Mayra es mamá de una niña de 10 meses, optó por restaurar una cuna para ahorrar algo de dinero. Adquirió el coche y el porta bebé por 12.000 Bs. Le cambia el pañal a su hija unas 6 veces al día, por lo que un paquete de 20 pañales le dura alrededor de 3 y 4 días. Cada prenda de ropa le cuesta un promedio de 3.000 Bs, y dentro de unos meses tendrá que buscar otra talla. En este momento, su mayor preocupación son las medicinas por los altos precios. “Es dura la situación”, expresó.

El dilema: los pañales

La baja producción de pañales en el país está confirmada por José Rivas, Secretario de Reclamos del Sindicato de Fábrica Nacional de Pañales Desechables de Valencia (FANALPADE). Lo atribuye a problemas con la materia prima proveniente de México o Panamá, y a la incapacidad de la empresa para  retirarla del puerto.

Hay un container de 8000 bultos, que hacen un promedio de 4.500.000 a 5.000.000 de pañales en el puerto de Puerto Cabello, que no han llegado a la planta. Previamente se han registrado retrasos en la entrega de divisas.

Fanalpade es una fábrica nacional de pañales y distribuye principalmente a supermercados pequeños. Debido a la caída de su producción, se han atrasado en el suministro. Algunos de sus clientes llevan alrededor de 3 o 4 meses sin recibir mercancía, otros incluso más, lamenta el dirigente sindical. 

La empresa debería producir 17.000 bultos mensuales. Como consecuencia de la escasez de materia prima y de la liberación del 30% de la nómina, la cuota bajó y la producción ha disminuido entre 30 y 40%, explica. En el año 2007, podían producir alrededor de 25.000 y 28.000 bultos al mes, entre 8.000 o 11.000 más, de lo que se fabrica hoy en día.

Yuliana tuvo a su bebé hace 2 meses, a diferencia de Joaquín; su mayor angustia es la fórmula para alimentar a su hijo, porque no pudo amamantar. En su búsqueda ha agotado todos los recursos, ha comprado en mercados por terminal de cédula, a los bachaqueros, también ha realizado intercambios en páginas de Facebook.

Al igual que Joaquín, ella y su esposo comenzaron a comprar pañales desde que les dijeron que serían padres. En la odisea, sus familiares y amigos la ayudaban, ella compraba al menos una vez por semana. “Ser padre primerizo hoy es más angustiante que antes, la situación económica ha cambiado muchísimo.”

Hay que tener mínimo 4 o 5 contactos de bachaqueros para poder tener un buen stock, calcula Joaquín. “El precio depende de qué tan larga sea la cadena de los bachaqueros. Yo tengo 2 que me venden a 400 cada paquete y como 3 que son ‘re-revendedores’, que son los que más productos tienen, en 600, 700 y hasta 800 cada paquete”.

Sin embargo, Joaquín y su esposa Lisa han contado con la suerte de adquirir bultos en 200Bs cada paquete así como adquirir bultos en 650Bs cada paquete. Un bulto trae más o menos entre 12 y 8 paquetes. “Hemos tenido amigos que se acuerdan de nosotros y nos han ayudado a conseguir”.

Las divisas desaparecidas

La presidente de Consecomercio, Cipriana Ramos, califica la situación del sector como grave. “El tema es que hasta que las divisas no sean liquidadas regularmente, no habrá una regularización de la presencia de los productos en los establecimientos”.

Las personas no tienen la certeza si podrán conseguir un producto con regularidad,como antes. Ya no compran lo que necesitan sino para tener en reserva, observa. Sin embargo, comprar productos de bebés en grandes cantidades puede resultar contraproducente, como acumular varios potes de leche y quizás el niño ya no necesite tomarla, reflexionó la dirigente del sector comercio sobre las consecuencias de la irregularidad en el suministro.

Otras de las adquisiciones de los padres primerizos son el coche, el porta bebé y el corral que necesitará el bebé. Yuliana y su esposo tuvieron la fortuna de optar por los tres en un combo por 30.000 Bs, cuando ella estaba embarazada. Joaquín y su esposa Lisa todavía andan en esa tarea y optaron por obtener una cuna que se transforma en juego de cuarto para ahorrar gastos a futuro.

“Me pasó algo con la cuna que fue una locura”, relata el futuro papá. “Cuando la compré costaba 145.000 Bs y la podía pagar en tres partes hasta la entrega en 4 meses y hace 6 semanas, aproximadamente fui a pagar la última cuota, pregunté el precio y ya costaba 451.000 Bs”.

Ambos se preguntan: ¿Cuánto tiene que ganar una pareja de recién casados para poder pagar la cuna de su primer hijo? No se sabe. Pero sí, que la liquidación de divisas no alcanza ni siquiera para el 10% de lo que requiere la economía, reporta la presidente de Consecomercio. A través de CENCOEX se atienden las necesidades de los sectores prioritarios, pero no con suficiente regularidad para que el mercado esté abastecido.

Tener prioridades

Los padres, sobre todo, los primerizos pueden verse tentados a acumular grandes cantidades de juguetes y ropa para su bebé que terminarán convirtiéndose en gastos excesivos; por lo que elaborar un presupuesto es una de las recomendaciones que hace el analista e instructor en Finanzas, Henkel García. 

Elaborar una lista de todo lo que se necesitará, después, establecer prioridades para finalmente elaborar el presupuesto, son los pasos que deben tomar los futuros papás para preparar sus finanzas, aconseja el economista. “Tiene que ser hablado en pareja, no se puede dar nada por sentado, deben ser decisiones consensuadas”.

Con respecto a los gastos como coches o cunas, una alternativa puede ser el conseguir esos artículos prestados o heredados en buen estado, más hoy que están sujetos a costos de importación.

Algunas páginas webs españolas dedicadas a la labor de ser padres, recomiendan para ahorrar, no comenzar a comprar hasta que nazca el niño y así evitar excesos. Pero, en la Venezuela de hoy, esa sugerencia no aplica. “Si ya tiene los bolívares, lo recomendable es buscar adquirir. No solamente por los precios elevados sino también por la escasez y después no se encuentre lo que se necesita. Mi recomendación es adelantar todas esas compras”, recomendó el especialista.

Adelantar las transacciones es lo más acertado. Darle prioridad a la compra de los pañales y artículos como la crema para evitar la pañalitis, no así a la compra de fórmulas lácteas, porque el bebé  podría ser intolerante a la lactosa. No vale la pena, apegarse a las tablas de consumo de pañales. Es preferible comprar tallas más grandes, aunque holgados se pueden usar por más tiempo, los pequeños no. 

El parto es otro gasto que hay que priorizar. Puede que el seguro no cubra la totalidad, así que los padres deben prepararse para completar el precio o enfrentar cualquier eventualidad.

Lo demás, ropa y otros artículos, son importantes pero no tanto, resumió el experto financiero, quien subrayó la necesidad de planificar los gastos y montos de ropa, comida o juguetes lo más temprano posible, por las cercanías a las celebraciones navideñas.

“Poner un límite y obedecerlo es quizás la mejor recomendación. Ayuda a disciplinar a los padres. Poner las reglas del juego claras y ya después, es más fácil ajustarse en la familia”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.