COMPARTE

LasMayores.com

El ascenso del venezolano Wilmer Flores a los Mets en el 2013 fue otra señal de la
confianza que Nueva York comenzó a darles a sus jóvenes en los últimos años. Y
ahora el infielder se sigue perfilando como una de las piezas clave que ha
ayudado al equipo a afianzarse en la cima de la División Este de la Liga
Nacional.

Sin embargo, Flores estuvo a punto de dejar de ser parte del
éxito del equipo. En medio del encuentro del 29 de julio contra los Padres,
Flores se enteró de que aparentemente había pasado a los Cerveceros junto al
lanzador Zack Wheeler a
cambio del jardinero dominicano Carlos Gómez.

En medio del encuentro, Flores se notó emotivo y hasta no
pudo contener las lágrimas mientras se paraba en el cuadro interior del Citi
Field.

“Fue una noche en la que me dejé llevar por las
emociones”, le expresó Flores a LasMayores.com. “Pero después del
juego me dijeron que no había sido cambio y eso fue todo”.

Dos días después, con un jonrón en la 12da entrada del juego
de los Mets contra los Nacionales, Flores se convirtió no sólo en una de las
piezas que han impulsado a un ascenso de Nueva York, sino también uno de los
favoritos entre los aficionados.

Desde entonces, en cada turno al bate Flores recibe una
enorme ovación de los espectadores. “Es especial”, señaló Flores.
“Fuimos a Miami, fuimos a Tampa y los fanáticos estaban ahí con la
ovación. Significa que tienen respeto hacia el jugador y hacia el equipo”.

Otro reto que Flores tuvo que enfrentar fue el cambio del
campo corto a la intermedia a finales de junio. El infielder comenzó la
temporada como torpedero titular de los Mets y en total ha jugado en dicho
puesto para 75 encuentros.

Pero ahora tras 29 partidos como intermedista, el oriundo de
Valencia indicó que dicha transición le ha sido fácil.

“Los ajustes fueron más difíciles los años anteriores
que estuve jugando posiciones por primera vez”, señaló Flores. “Este
año ya vine preparado para jugar cada posición y la verdad me siento cómodo en
las dos”.

En cuanto al bateo se refiere, Flores reconoció que ese
aspecto no ha sido afectado por las diferentes posiciones que le ha tocado
jugar durante la temporada.

“Uno como jugador profesional debe aprender a separar
la defensa y el bateo, y eso te ayudará mucho”, dijo Flores, quien llegó a
la acción del sábado bateando .255 con 11 bambinazos y 44 remolcadas.

Con esta mentalidad a Flores se ha convertido en un jugador
más completo y ha sobresalido en un conjunto que por primera vez en un buen
tiempo está en la lucha por un puesto en la postemporada.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.