Allegados de Bolsonaro podrían estar detrás de “protestas antidemocráticas”
/ Foto: EFE

La Policía Federal de Brasil cumplió, este martes, 21 órdenes de registro e incautación de posibles pruebas en las residencias de cinco allegados del presidente, Jair Bolsonaro, acusados de haber financiado manifestaciones antidemocráticas en los últimos días, informaron fuentes oficiales.

Entre las residencias y oficinas que fueron registradas destacan las del empresario Luis Felipe Belmonte, uno de los fundadores del partido Alianza por Brasil, la nueva formación en la que el líder ultraderechista quiere reunir a sus seguidores, y el publicista Sergio Lima, responsable por la propaganda partidaria de la misma.

Igualmente resultaron blanco de la operación el diputado Daniel Silveira, parlamentario del Partido Social Liberal (PSL, la formación a la que estaba afiliado Bolsonaro) y el bloguero Allan dos Santos, un reconocido activista en las redes sociales afín al Jefe de Estado.

Los allanamientos en seis diferentes estados de Brasil, incluyendo Sao Paulo, Río de Janeiro y Brasilia, se desarrollaron un día después de que la Policía Federal arrestara a seis militantes de movimientos radicales “bolsonaristas” acusados de haber liderado los actos considerados antidemocráticos.

El Supremo Tribunal ordenó los cateos

La Policía Federal informó en un comunicado que los registros fueron ordenados por el magistrado Alexandre de Moraes, miembro del Supremo Tribunal Federal, a petición de la Fiscalía General de la República en una investigación por posibles crímenes contra la Ley de Seguridad Nacional por “actos contra el régimen democrático de varios ciudadanos, incluyendo parlamentarios”.

Según la Policía Federal, el objetivo de la operación de este martes radica en reunir pruebas que permitan identificar el “origen de los recursos y la estructura de financiación de los grupos sospechosos de la práctica de actos contra la democracia”.

En las manifestaciones que originaron la investigación, a algunas de las cuales acudió el propio Jefe de Estado en Brasilia, los militantes de movimientos radicales defienden mensajes antidemocráticos como el cierre del Congreso y de la Corte Suprema, así como a favor de una “intervención militar”.

Tímidas críticas

El presidente ultraderechista ha criticado tímidamente a los militantes que insisten en llevar letreros y entonar cánticos antidemocráticos en medio de manifestantes de sus seguidores y asegura que se trata de minorías.

El lunes, la Policía arrestó a seis militantes acusados de liderar estas manifestaciones, entre ellos Sara Winter, una conocida militante “bolsonarista” que lidera el grupo “300 de Brasil”, que mantuvo durante algunas semanas un campamento en la Plaza de los Tres Poderes, la plazoleta que separa en Brasilia las sedes de la Presidencia, el Congreso y la Corte Suprema.

La militante admitió que algunos de los miembros del campamento estaban armados y que defienden una “intervención” de los militares en Brasil para permitir que Bolsonaro pueda gobernar sin las amarras del Congreso y la Justicia.

El pasado sábado, después de que la Policías desmontara el campamento, unos 20 militantes llegaron a invadir una de las terrazas del Congreso y dispararon fuegos de artificio contra la sede del Supremo Tribunal Federal.

Después de que se les impidiera hacer manifestaciones frente a la Presidencia, el pequeño grupo de simpatizantes del Jefe de Estado en Brasilia acudió el domingo a una protesta frente a la sede del Comando del Ejército con pancartas como “SOS Fuerzas Armadas” e “Intervención militar con Bolsonaro en el poder”.

Allegados de Bolsonaro podrían estar detrás de “protestas antidemocráticas”
/ Foto: EFE

Esta vez el capitán de la reserva del Ejército no compareció, pero sí lo hizo el ministro de Educación, Abraham Weintraub, investigado en el Supremo por la difusión de noticias falsas en Internet y por racismo contra el pueblo chino.

Pugna de poderes

Bolsonaro, cuyo Gobierno tiene un marcado acento militar y se ha declarado nostálgico de la última dictadura militar (1964-1985), mantiene un pulso con los poderes legislativo y judicial, que han suspendido o matizado algunas de sus más polémicas medidas, como la liberación de armas a la población civil.

El mandatario recordó el viernes en una nota oficial que las Fuerzas Armadas están bajo “su autoridad suprema”, según dicta la Constitución, y que éstas “no cumplen órdenes absurdas”, como “la toma del poder”, ni tampoco aceptan “tentativas” por parte de otros poderes basadas en “juicios políticos”.

La declaración se produjo poco después de que un juez del Supremo delimitase en una sentencia las funciones de los militares. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.