COMPARTE

Más allá de la cirugía, el anestesiólogo es el especialista de la medicina que, además de inducir a través de fármacos a “inmovilizar” al paciente, lo ayuda a prepararse mentalmente para que vaya lo más tranquilo al procedimiento. Además de estar formado para el manejo del dolor agudo postoperatorio, se perfecciona en el tratamiento de los dolores crónicos, como los más típicos los dolores de espalda, hombros y aquellos derivados de intervenciones de alto calibre como mastectomías.

La doctora Milagros Domínguez Arias, médico anestesiólogo de la Cruz Roja seccional Valencia, durante en el programa Por Tu Salud, a través de El Carabobeño Radio, resaltó el perfeccionamiento y alcances que ha adquirido este especialidad, con lo cual se ha logrado disminuir los casos de morbimortalidad en los actos quirúrgicos. Además, de lograr que los pacientes permanezcan menos tiempo de hospitalización, con nuevas técnicas de supresión del dolor posoperatorio.

También aclaró ciertos mitos de ver al anestesiólogo como un técnico, cuando se trata de un médico con una larga carrera académica para especializarse. Y ahora ha diversificado su área de acción, más allá de la sala del quirófano y también se dedican a suprimir los dolores crónicos, dolencias derivas derivadas del nervio ciático, o los generados de enfermedades tipo herpes zoster, una neuritis intercostal, entre otras patologías.

Y ante la tendencia de colocar el “dedo acusador” a este profesional de la salud cuando ocurren fallas quirúrgicas, aclaró que estos tipos de actos implican un riesgo, pero estadísticamente tienden a ser muy bajo, por los avances de la cirugía y de la anestesiología.

La doctora Domínguez aconsejó a las personas a entrar en confianza con sus médicos cuando se va a las cirugías y así tener la convicción de que todo saldrá bien. Sin ánimos de crear nervios o temores, también hizo énfasis en la importancia de acudir a la consulta preanestésica, en la que el paciente debe sincerarse con este especialista sobre alguna medicación que esté tomando.

Fármacos como la aspirina, u otros anticoagulantes, la vitamina E y C, deben suspenderse siete días antes de la cirugía. Al igual que productos para el fortalecimiento muscular, terapias naturales como el ginkgo Bilola, la centella asiática y alcohol, porque aumentan las hemorragias, que en cualquier simple acto quirúrgico por más sencillo que sea, puede llevar al paciente a un problema grave, porque contienen sustancias que pueden provocar la metabolización rápida de las drogas que utiliza el anestesiólogo y ello también alarga el tiempo del procedimiento.

Con respecto al manejo del dolor, recordar que el anestesiólogo es el especialista a seguir para solicitar orientación. En Venezuela es uno de los especialistas más buscado en el mundo.

Más datos sobre las nuevas técnicas en que incursiona este profesional de la salud y otros mitos a derribar en cuanto a los temores a la anestesia, pueden seguir informándose en la entrevista completa a través de nuestro canal Youtube o el portal web El Carabobeño Radio, en su programa Por Tu Salud, con Ana Isabel Laguna.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.