COMPARTE

EFE

El aumento de las temperaturas en los últimos
años ha provocado que los árboles, los “pulmones” del planeta, estén
disminuyendo su capacidad para captar el carbono
de la
atmósfera, lo que podría incrementar el efecto invernadero.

Esta es una de las conclusiones que se
obtienen del último estudio europeo realizado tras monitorizar el crecimiento
de árboles en múltiples localizaciones del hemisferio norte
, especialmente
en Europa, en los que han participado geógrafos de la Universidad de Zaragoza
(este de España), junto a investigadores de 11 países, ha informado la
institución universitaria en una nota de prensa.

En dicho estudio, han participado en representación de la universidad española
Edurne Martínez y Martín de Luis, quienes hicieron un seguimiento semanal de
los bosques en la sierra del Moncayo (noreste) y Alicante (este) en un periodo
de 4 años.

Martínez, quien está realizando su tesis doctoral sobre los impactos de los
eventos climáticos extremos en los bosques, señaló que los árboles, al necesitar del carbono para crear las hojas y crecer,
captan hasta 15% de las emisiones de CO2
provocadas por el hombre.

La captación del carbono y su transformación en biomasa (madera) sigue un ciclo
anual relacionado con las condiciones climáticas.

Entender estas relaciones es muy importante para poder predecir posibles
cambios en el ciclo de carbono, ya que los árboles forman parte del mismo.

Los árboles tienen 2 fases de crecimiento: en la primera crecen en volumen y,
en la segunda, capturan el carbono, dos procesos que hasta ahora eran
considerados sincronizados y que en este estudio se demuestra que hay un
retraso entre uno y otro de aproximadamente un mes, una cuestión que se ha
evidenciado en todos los ecosistemas forestales templados, boreales y
mediterráneos analizados.

Según el estudio, el creciente aumento
de las temperaturas modifica el ciclo de asimilación del carbono por parte de
los árboles
, pudiendo disminuir su absorción.

Se sabe que un aumento en la temperatura
también conduce a un aumento de la evaporación y si el agua no está disponible,
hay una reducción en la fotosíntesis
, con la consiguiente reducción de la
captura de carbono.

Por tanto, han determinado que si los
árboles captan menos carbono, eso tendría una clara repercusión en el ciclo del
carbono:
un aumento del CO2 originaría un incremento del efecto invernadero
y el consecuente aumento de temperaturas, “sería como el pez que se muerde
la cola”, consideró la investigadora.

Los árboles van a seguir creciendo, pero
su papel como “pulmones” del planeta se puede ver modificado ante las
predicciones de cambio climático actuales,
en el que se incluyen un
progresivo aumento de temperaturas, explicó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.