Foto: Angel Chacon
COMPARTE

Hay un nexo a través de los tiempos que parece repetirse en distintas etapas de la historia venezolana. Los presos políticos y las torturas forman un episodio oscuro de la historia que para el político de 84 años, Enrique Aristeguieta Gramcko, volvieron a Venezuela de un modo maquiavelico y perfeccionado.

Estos dos puntos tienen sus inicios en la época de la colonia, en el que eran habituales estas practicas que se disolvieron de a poco con la implementación de la República, pero que regresaron en tiempos de dictadura con Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez.

Gramcko revivió sitios de tortura como lo fue el Castillo de Puerto Cabello, la Prisión de Las Tres Torres, la cárcel de La Rotonda que eran utilizadas por Gómez para confinar a sus enemigos, algo que se vuelve actual cuando se destacan prisiones como “La Tumba” o El Helicoide, en donde los detenidos viven situaciones infrahumanas por expresar disidencia al Gobierno madurista.

Las torturas y las encarcelaciones a políticos no complacientes con el Gobierno tienen un espacio en la historia, que Gramcko ve revividos en el siglo 21 en el Gobierno de Maduro. Asocia métodos de tortura y recuerda lo que la Seguridad Nacional de Pedro Estrada aplicó, bajo el mandato de Pérez Jiménez, a jóvenes con ideas libertarias. Ruedas de metal que eran utilizadas para parar a los presos o corrientazos en el cuerpo, entre muchas otras.

Esa Seguridad Nacional es comparada con lo que hoy se conoce como el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional. Ambas investigaban y rastreaban a esas personalidades que incomodaban al dictador, con discursos diversos y revolucionarios contra una opinión que no debía ser interpelada o criticada.

Pero a pesar de la brutalidad que se vivió a mediados del siglo XX, Gramcko considera peor lo que vive la oposición en estos días. Él hace unas someras relaciones que, a su juicio, quedan cortas con lo que jóvenes como Lorent Saleh o políticos consagrados como Leopoldo López viven por sus pensamientos contrarios a una tendencia que Chávez impuso en el 99, y la que el experto siempre repudió por avizorar un dejo de dictadura que se evidenció con cada decisión tomada durante los años de gobierno que ya llegan a los 19.

Cuba, a juicio de Aristeguieta Gramcko, es la mentora de todo este abominable proceso de torturas y vejaciones a los derechos humanos, que son conocidas ahora a nivel internacional, luego de cuatro meses de protestas y 135 muertes, según el Ministerio Público. Fueron ellos quien enseñaron a los venezolanos a hacer este daño, porque a los nativos de la isla caribeña los tutelaron los alemanes Nazi, quienes marcaron la historia de la humanidad por sus aberrantes actos.

La Constituyente

Para el político, la Constitución por excelencia fue la promulgada el 5 de julio de 1947, en la que participaron muchos rostros conocidos de la historia y que luego fue alterada por Pérez Jiménez, quien escogió a dedo a un equipo que redactara la Carta Magna. Un caso muy parecido al de 2017 con Maduro.

Los constituyentistas en esta oportunidad son personas que no cumplen los requisitos para legislar, lo que a juicio de Enrique Aristeguieta es un atropello contra las libertades y contra el pueblo.

A la ANC la tilda de “pantomima” cuyo verdadero fin es dejar sin efecto a la Asamblea Nacional y luego eliminarla, decisión a la que no han llegado, pero que podría estar próxima.

Aristeguieta Gramcko no duda en que hay un fin cercano, pero admite estar cansado de tantos puntos de quiebre, que al final no son los verdaderos, lo que atribuye a una oposición que no se une del todo y que de alguna forma permitió que los horrores de hoy aterroricen a la población.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.