Hacinamiento y mala higiene beneficia el proliferamiento de la bacteria en los calabozos del estado Bolívar. Foto cortesía: Prensa OVP.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) en el estado Bolívar, denunció la precaria situación que viven los privados de libertad en los calabozos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en San Félix, debido a la exposición a la bacteria Estafilococo.

Las prisiones del Cicpc, con capacidad para albergar 40 detenidos por 48 horas, son hacinadas con 150 reclusos a la fecha, de los cuales 10 de ellos presentan afecciones en la piel por Estafilococo, bacteria altamente contagiosa que podría producir la muerte.

El equipo del OVP en Bolívar consultó con un infectólogo sobre las causas y consecuencias del Estafilococo, quien señaló que se trat de “una bacteria comúnmente alojada en la piel, la cual se vuelve patógena cuando la persona afectada está expuesta a condiciones de hacinamiento, malos hábitos de higiene, precaria alimentación y escasa exposición a la luz solar”.

A su vez, el experto recalcó que en los calabozos con alto índice de hacinamiento, los presos están inmunodeprimidos; es decir, que sus organismos no tienen la fortaleza para defenderse. En tanto, una bacteria de este tipo dentro de un calabozo podría acarrear la muerte de los infectados, quienes en detrimento de sus derechos humanos no tienen acceso a tratamiento médico”.

Cabe señalar que, los enfermos fueron trasladados al hospital. No obstante, los regresan inmediatamente a los calabozos, bajo las mismas condiciones de precariedad.

“Las recaídas comprometen peligrosamente al recluso infectado, pues la bacteria genera resistencia a cualquier medicamento con el que lo hayan tratado antes” indicó el infectólogo.

El especialista recomendó, a que los enfermos sean aislados en un área totalmente saneada y fumigada, ya que el contacto con moscas u otro tipo de insectos podrían generarles un cultivo de gusanos en las lesiones.

Hacinamiento total

La situación de los centros de reclusión en el estado Bolívar es crítica. El hacinamiento y la falta de condiciones de higiene ha provocado, además del surgimiento del Estafilococo, focos de contagios de paludismo, tuberculosis, muertes por diarrea y desnutrición.

Las ONG, organización que vela por los derechos humanos de los privados de libertad, se han hecho eco de denuncias, como el hecho de que reclusos de El Dorado consumen agua directamente del río Cuyuní, contaminado con mercurio. Esa agua no solo la consumen, también la usan para el aseo, por lo que son propensos a contraer enfermedades en la piel.

La cárcel de El Dorado fue inaugurada el 21 de octubre de 1944 e inició con 100 reclusos de la penitenciaría de la isla del Burro, en el estado Carabobo. Tiene una capacidad para 250 internos. Se estima que tenga unos 1.500 reclusos.

El Centro de Control Policial de Guaiparo, en San Félix, tiene una capacidad de 60 reclusos. Es la de mayor hacinamiento, pues alberga a unas 800 personas, según datos del OVP.

De acuerdo con el informe anual de 2019 de la ONG, Una Ventana a la Libertad, los cinco estados con más apresados en centros de detención preventiva son: Zulia; Distrito Capital, Anzoátegui, Lara y Nueva Esparta.

(Con información del correodelcaroni.com)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.