Foto: AFP

El Barcelona se impuso en Villarreal en un partido intenso que abrió cuando su rival se quedó con un hombre menos y en el que estaba obligado a ganar después de los triunfos en esta jornada de Valencia, Atlético de Madrid y Real Madrid.

El partido tuvo dos fases con un dominio visitante y buen juego a la contra del Villarreal hasta la expulsión de Daniel Rabaseda “Raba” (m.60) y una última media hora marcada por la ventaja numérica del Barcelona.

No se rompió el marcador hasta el minuto 70 en una gran acción de Luis Suárez y, a partir de entonces, estuvo más cerca el 0-2 que el empate y el segundo tanto local llegó marcado por Messi en el minuto 82.

El encuentro dio comienzo con un cabezazo de Piqué que se estrelló en la cruceta de la portería de Sergio Asenjo, que hoy volvía al equipo en Liga tras su lesión de ligamentos.

Desde el inicio se vio el partido que se esperaba con un Barcelona poseedor de la pelota ante un Villarreal ordenado y que y trataba de buscar la contra con balones largos al congoleño Cedric Bakambu, Raba o el italiano Roberto Soriano.

Esa fue la dinámica de la primera media hora de juego, con un Barcelona pendiente de Messi y del control del balón, que no se acercó con peligro a la meta local, pero que sí que vio como el alemán Marc-André Ter Stegen se debió de emplear a fondo en dos acciones de ataque del Villarreal, sobre todo en un remate de Soriano (m.16).

No encontraba el Barcelona, pese a su dominio, la forma de crear peligro ante la meta local y, por otra parte, se veía obligado a juntar líneas con rapidez cuando el Villarreal salía con rapidez de su parcela.

La segunda mitad dio comienzo con la lesión del portugués Rubén Semedo, lo que supuso la entrada de Castillejo, y el partido, de inicio, no varió respecto a la dinámica del primer periodo con un Barcelona dominador y un Villarreal sobrio en defensa y esperanzado en encontrar espacios a la contra.

El monólogo de conjunto de Ernesto Valverde solo se veía interrumpido de vez en cuando por las salidas del Villarreal, sin que diera la sensación de que la dinámica de ninguno de los dos equipos hiciera pensar en que el gol iba a llegar pronto.

En el minuto 59, un disparo cruzado de Messi que salió cerca del poste se convirtió en la primera ocasión del segundo tiempo, justo antes de que una entrada de Raba a Busquets fuera castigada con roja directa y dejara al Villarreal en inferioridad.

Calleja rearmó la defensa con la entrada del serbio Antonio Rukavina por Soriano y el partido se replanteó con el equipo local centrado en mantener el empate y el Barcelona obligado a aprovechar la superioridad para ganar el encuentro.

Luis Suárez envió el balón al palo en el minuto 67, en la primera oportunidad el Barcelona en el nuevo escenario del encuentro y poco después, en una buena combinación por el centro, el propio delantero uruguayo rompió la defensa local y puso el 0-1 en el marcador.

Al conjunto castellonense solo le quedaba la épica, pero Messi hizo el 0-2 a ocho minutos del final y cerró el partido sin problemas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.