Foto: AFP

Tras cuatro derrotas consecutivas, los Boston Celtics se reencontraron a sí mismos y recobraron el aliento con una victoria de calidad contra Los Angeles Clippers (102-113), todo ello sin forzar la máquina y a pesar de las bajas de Al Horford y Marcus Smart.

El pasado y presente de Doc Rivers se midieron en el Staples Center con una firme actuación de Kyrie Irving (20 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias en 28 minutos) y un notable Jayson Tatum, autor de 18 tantos. Por los Clippers destacó Blake Griffin con 23 puntos.

“Estamos yendo en la dirección adecuada”, dijo Irving al término del encuentro. “Claro que va a haber rachas porque es una temporada larga, pero lo importante es tener claro el objetivo y no perderlo de vista. Si nos mantenemos fuertes mentalmente, todo saldrá bien”, añadió.

Comenzó el partido abierto y directo con show de Irving, imperial frente a un Milos Teodosic que bastante hacía con aguantar el tipo, y un Aron Baynes enchufado ante una desdibujada versión de DeAndre Jordan, de vuelta tras cuatro partidos fuera por lesión.

Terry Rozier dio nuevos bríos al conjunto de Brad Stevens en el segundo cuarto, con un buen Tatum -mucho más entonado que la noche anterior contra los Lakers- y unos acertados Marcus Morris y Abdel Nader, quienes anotaron dos triples seguidos para obtener 10 puntos de ventaja (35-45).

Los hombres de Rivers imprimieron una marcha más y recortaron la distancia (46-49), pero no lograban aprovechar la tremenda diferencia en cuanto al número de tiros libres a favor de un equipo y otro (16/24 para los angelinos y 6/6 para los visitantes a falta de 3:29 para el descanso).

Boston, más sólido y constante en su esfuerzo, entró con confianza en la segunda parte y se colocó 13 arriba (55-68) mientras Tatum abusaba de Teodosic. No era el día del serbio, pero sí del novato Tyrone Wallace, con quien los Clippers reaccionaron y se colocaron a 3 (69-72).

Pero, en realidad, daba igual lo que hicieran los californianos -prácticamente inofensivos desde el perímetro, con 2/13 a falta de un cuarto-, que su rival encontraba siempre la manera de volver a estirar la renta (82-96), incluso con reservas en pista como Semi Ojeleye.

La diferencia fue en aumento (84-101) y los locales apenas volvieron a dar sensación de poder remontar el choque.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.