(Foto referencial)

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares a favor de un grupo de niños venezolanos en riesgo de perder riñones trasplantados por falta de medicamentos, informaron este viernes familiares y organizaciones no gubernamentales.

En su decisión del pasado miércoles, la CIDH pidió a las autoridades tomar acciones para garantizar la vida de los menores asegurando su acceso a medicinas y cubriendo sus necesidades nutricionales, expresó a la AFP la abogada Katherine Martínez, directora del voluntariado Prepara Familia.

La medida beneficia a los pacientes de la unidad de nefrología pediátrica del hospital público JM de los Ríos, en Caracas, añadió Martínez, cuya organización los representa.

El JM de los Ríos atiende a 60 pacientes en la consulta de nefrología pediátrica, además de haber practicado unos 250 trasplantes, detalló la defensora de derechos humanos.

Lo más urgente, añadió, es lograr el acceso a los inmunosupresores que solo entregan en las farmacias de alto costo del Seguro Social. “Por la falta de fármacos para evitar el rechazo, se suspendieron en junio de 2017 los trasplantes de riñón”, subrayó.

Unos 3 mil 500 trasplantados están en riesgo de perder sus órganos en Venezuela por la escasez de fármacos, según la ONG Codevida.

La Federación Farmacéutica cifra en 95% la escasez de medicinas para tratar afecciones crónicas, como las que padecen unos 16 mil pacientes dependientes de diálisis.

Representes de Cecodap, otra de las ONG que impulsaron el recurso ante la CIDH, informaron al ministerio de Salud sobre las medidas cautelares. Sin embargo, el gobierno suele criticar esas decisiones por considerar que la CIDH y la Corte Interamericana de Derechos Humanos son instrumentos del imperialismo.

Caracas denunció en 2012 la Convención Americana de Derechos Humanos, y el año pasado inició su retiro de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El pasado martes, una veintena de padres se encadenaron frente al hospital para exigir medicinas que salven a sus hijos.

“Nos dieron una caja de inmunosupresor que repartimos entre tres. A mi hija (trasplantada en 2016) le tocaron 15 pastillas que le alcanzan para 15 días”, contó a la AFP Carlos Falcón.

Los pacientes también se enfrentan a la avería de las máquinas para hemodiálisis. El JM de los Ríos es el único centro de salud del país con equipos para dializar a niños.

La decisión de la CIDH es una luz en el túnel para nosotros, considera la activista. El año pasado la comisión aprobó medidas para un venezolano con hemofilia.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.