Los líderes de la OTAN celebran una cumbre en la que repasarán su respuesta a los desafíos de Rusia o China, abordarán su salida conjunta de Afganistán e impulsarán una reforma para que la Alianza sea más competitiva. EFE
Los líderes de la OTAN iniciaron este lunes su cumbre en Bruselas en la que esperan abrir un nuevo capítulo de cooperación transatlántica, para hacer frente a retos como la tensión con Rusia o la pujanza de China, pero también los cambios necesarios para ser una organización más competitiva.

«Cuando estamos juntos, podemos superar cualquier amenaza a nuestra seguridad. Hoy abrimos nuevo capítulo en las relaciones transatlánticas con la Agenda 2030, una agenda para el futuro», indicó el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, al inicio del Consejo del Atlántico Norte, el máximo órgano de toma de decisiones de la OTAN, en formato de jefes de Estado y de Gobierno.

Biden, Rusia y China, protagonistas

Las relaciones con Rusia y China, así como el nuevo inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, fueron las principales cuestiones que varios líderes de la OTAN abordaron al llegar a la cumbre de la Alianza que se celebra hoy en Bruselas, en la sede de la organización.

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, aseguró que la cumbre forma parte del proceso de «reafirmación, de reconstrucción de las alianzas fundamentales» de Estados Unidos.

De hecho, instó a comparar esta primera visita de Joe Biden a Europa con la de su predecesor en la Casa Blanca, Donald Trump, que estuvo marcada por los desencuentros con los aliados del Viejo Continente.

«Una Unión Europea más fuerte significa una OTAN más fuerte», comentó.

Su homólogo belga, Alexander De Croo, reconoció que la Alianza ha atravesado «tiempos turbulentos» y desacuerdos muy importantes sobre cuestiones básicas, y apostó por «pasar página» con el nuevo presidente estadounidense, Joe Biden.

De hecho, se mostró feliz por que el mandatario estadounidense vaya a Europa y diga que América «está de vuelta».

El primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, admitió que con Trump la relación con Washington «seguía existiendo y estaba funcionando», pero añadió que Biden «cree en el multilateralismo».

Sobre China, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, dijo oponerse «a cualquier tipo de Guerra Fría».

«Tengo 58 años, he pasado 26 años de mi vida en Guerra Fría. Créanme, es malo. No lo hagan», recomendó.

Su homóloga noruega, Erna Solberg, consideró importante expresar los desacuerdos con China, como sus operaciones en el ciberespacio que, según explicó, «no están en línea con lo que diríamos que es una buena conducta internacional».

No obstante, asumió que Pekín también debe formar parte de las acciones globales en ámbitos como el cambio climático.

«No podemos lograr los objetivos del clima sin China con nosotros», aseveró.

El presidente de Lituania, Gitanas Nauseda, dijo que su país está preparado para organizar la cumbre siguiente a la de 2022, que se espera celebrar en España.

El primer ministro esloveno, el populista de derechas Janez Jansa, subrayó la necesidad de expandir la OTAN «porque, de lo contrario, otro lo hará y esto no es bueno para la paz mundial y la estabilidad», en referencia a Rusia.

En ese sentido, consideró en declaraciones a los periodistas a su llegada a la sede de la organización que la ampliación debería hacerse «invitando a aquellos países democráticos» que compartan los «valores básicos» del resto de miembros.

Jansa habló también de la necesidad de dar un impulso a la tecnología militar para ser «suficientemente fuertes».

Por su parte, la primera ministra estonia, Kaja Kallas, recalcó que su país «no da por sentada la libertad» ni olvida eventos como las deportaciones masivas rusas de ciudadanos estonios a Siberia, de las que se cumplen ahora 80 años, y consideró importante el apoyo y la unidad de la OTAN ante Moscú.

«Siempre estamos preocupados sobre Rusia porque es nuestro vecino y en nuestra historia hemos visto eventos muy peligrosos. No se nos olvidan estos eventos y no damos por sentado la libertad. Todo esto viene de la amenaza de que Rusia es ahora más agresiva. Por tanto, el apoyo de la OTAN es importante para nosotros y también su unidad», añadió. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.