COMPARTE

En el año 2008 siete jóvenes carabobeños se unieron para sumergir al público venezolano en un mundo de sorpresas y emociones mediante la creación de Cotufa Studios, una empresa que se encarga de realizar efectos especiales y animaciones, que van desde comerciales hasta la pantalla grande.

Este equipo de talento regional ha realizado grandes trabajos con productoras de gran relevancia, tanto de efectos especiales, como de animación para películas venezolanas, como Azú, Er Relajo der Loro, Una Mirada al Mar y Taita Boves, por mencionar sólo algunas. Cuenta además con diversos comerciales en animación de marcas reconocidas.

“Todo comenzó porque se nos acercó alguien con un proyecto para la animación de “Voltio” el personaje de Corpoelec y fue cuando nos enseriamos con la compañía, empezamos a hacer retos más grandes y por recomendaciones llegamos al cine”, manifestó Mario HernándezCEO y co­‐fundador de Cotufa Studios.

¿Que estudiaste para convertirte  en un artista de efectos especiales?

A principio lo hice empíricamente leyendo algunos libros, y con estudios de diseño gráfico, luego me prepare con un curso de generalista 3D en una escuela llamada AP Animation School en la ciudad de Caracas y posteriormente estudie en VFX Learning, una escuela online muy reconocida. A lo largo de mi carrera he seguido haciendo cursos, pienso que en los medios ligados a la tecnología nunca hay que dejar de prepararse.

¿Como  ha sido tu experiencia al trabajar en  cine?

Sin duda ha sido mi mejor experiencia en el mundo de los efectos visuales, las exigencias son muy altas y hay más cuidado en los detalles de los efectos. El flujo de trabajo es generalmente más amplio y los retos mucho más minuciosos.

¿En qué consistió tu trabajo en la película “Taita Boves”?

Taita Boves fue la primera película en la que tuve la oportunidad de trabajar. Sin duda fue una experiencia increíble para mí y para el equipo de Cotufa Studios.

Un dato curioso, es que al principio Luis Alberto Lamata, director de la cinta, no estaba muy a gusto de realizar los efectos visuales por medio de computadoras; hizo muchos efectos de manera tradicional pero en una de las escenas principales necesitaba lanzar una moneda al aire y realizaron muchos intentos con el método convencional y no lograban una toma que convenciera al Director.  Jonathan Pellicer editor del film y buen amigo nuestro me llamo y me pidió hacer un test, al presentárselo al señor Lamata éste quedo muy impresionado, tanto así que terminamos haciendo más de 20 planos para la película y actualmente estoy trabajando en otro proyecto con él.

¿Como te sentiste al trabajar en esta película que fue nominada al GOYA?

Muy emocionado por supuesto, primera película que tengo la oportunidad de trabajar y es nominado a un premio tan importante.

¿Cual escena represento un reto para ti, como fue el proceso para crear dicha escena, que software usaste y cuanto tiempo tardaste en hacerla?

Sin duda la escena que muestra la cabeza de un traidor sobre la mesa, este plano se hizo con un actor y por la posición incómoda que presentaba se movía mucho y respiraba.  Tuve que eliminar estas respiraciones pero, sin que se notara una apariencia de foto o de algo estático. Para esto, use el software de composición Apple Shake.

Otro reto para nosotros, fue en en el largometraje  “Una Mirada al Mar”, porque tuvimos que adornar un derrumbe para que se viera un poco más peligroso, hicimos que una pared se derrumbara y entre otras cosas, para que todo se viera real con nuestros equipos digitalizados. Tardamos como cuatro meses para hacer las escenas.

¿De todos los trabajos que has realizado, ¿cuál es el que te ha hecho sentir más orgulloso?

Creo que todos, desde los comerciales de TV hasta los efectos para las películas todos han presentado retos para mí y me han hecho crecer profesionalmente.

¿Qué consejo le darías a un artista en efectos visuales que quiere promocionar su trabajo?

Trabajar todos los días y en todos los proyectos que tengan oportunidad de hacerlo, es la mejor manera de crecer en este negocio y de adquirir más experiencia, y siempre tratando de usar al máximo los recursos así sean proyectos pequeños; hay que recordar que el Demoreel es la forma de demostrar que tan bueno pueden ser y un demo es el recopilatorio de los mejores trabajos.

Mario Hernández – CEO y Co-Fundador de “Cotufa Studios”

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.