Ambos futbolistas mencionados marcaron las dianas con las cuales ganó el equipo. Foto cortesía: Marca.

Un gol del portugués Cristiano Ronaldo, unido a un tanto del español Álvaro Morata, le dio este miércoles a la Juventus la novena Supercopa de su historia, gracias al triunfo por 2-0 logrado contra el Nápoli en el Mapei Stadium de Reggio Emilia.

Tras la dura derrota sufrida el último domingo contra el Inter, que complicó notablemente las ambiciones de retener el título liguero por décimo año consecutivo, la Juventus recuperó su índole competitiva, llevándose el primer trofeo de la temporada, ante un Nápoli en el que Lorenzo Insigne falló el penalti del empate en el minuto 80.

Es el primer título de la carrera de entrenador de Andrea Pirlo y el noveno para el club, tras los triunfos de 1995, 1997, 2002, 2003, 2012, 2013, 2015 y 2018, antes del conseguido este miércoles. Además, es el número 29 de la carrera de Cristiano con los clubes y el 31 si se consideran también la Eurocopa y la Liga de Naciones UEFA, levantadas con la selección portuguesa.

Fue una espectacular atajada del meta Wojciech Szczesny a cabezazo de Lozano, a la media hora, lo que sirvió para romper la monotonía de un cruce marcado por la tensión y la atención táctica por parte de ambos equipos, en la primera mitad.

El “Chucky” se adelantó al marcaje de Danilo e impactó de cabeza dentro del área un centro del alemán Diego Demme. Pero, allí apareció el polaco con una enorme reacción para repeler el esférico y mantener el 0-0 en el marcador.

En la “Vecchia Signora”, cuyo único intento peligroso en la primera mitad lo firmó Cristiano con un derechazo, Pirlo agregó potencia y velocidad al dar paso a Bernardeschi por Chiesa, tras el descanso.

El cuadro turinés aumentó el ritmo y, tras rozar la ventaja con el propio Bernardeschi, cuyo intento fue salvado por el meta David Ospina, rompió la igualdad en el 65 de la mano del astro lusitano. En una acción originada en un saque de esquina, el balón llegó a Cristiano tras rebotar en el francés Bakayoko, enviándolo con pierna zurda al fondo de las redes para dar ventaja a sus compañeros.

Para los dirigidos por Gattuso, la historia pudo cambiar en el 80 cuando el belga Dries Mertens, que había saltado al campo ocho minutos antes, consiguió un penalti, el cual fue otorgado por el VAR por una falta del estadounidense Weston McKennie. Sin embargo, el capitán Insigne cruzó demasiado el disparo y envió el balón fuera, para el alivio de la “Juve”, que lo celebró como un gol a favor.

Atacaron con todo los “Azurri” en el tramo final y rozaron la paridad en el añadido con un disparo que, tras un desvío de Chiellini, fue parado con un pie por Szczesny. Fue la última ocasión para el equipo napolitano, que se desvanecería en el 95 ante un gol de Morata a pase del colombiano Juan Guillermo Cuadrado, que regresó este miércoles tras dos semanas de baja por coronavirus.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.