Los comerciantes del mercado Felipe Martínez Veloz huyeron luego del robo colectivo que sufrieron en 2018. (Foto: Sulay García.)

Abandonados y desmantelados por el hampa se encuentran los mercados populares de las parroquias El Recreo, Los Centauros y Los Tamarindos en San Fernando de Apure.

Así lo denuncian vecinos de estas comunidades del estado apureño, quienes se declaran “dolientes” de estos centros de venta y consumo de hortalizas, carne, queso y víveres destinados a los centros comunitarios.

Los lugareños hacen un llamado laman a Ofelia Padrón, alcaldesa del municipio San Fernando, para que interceda por la reactivación de estos espacios, para frenar la delincuencia que allí pernocta, y d esta forma poder adquirir productos frescos a precios accesibles.

Advierten que esto representaría además una alternativa necesaria de prevención para las comunidades, a fin de evitar comprar tener que salir de sus sectores y correr riesgos de contagio por la COVID-19, en busca de otros mercados, reseñó crónica.uno.

El Recreo: tres años como centro delincuencial

Ramón Hurtado, habitante de El Recreo, manifiesta que el mercado no está funcionando desde hace tres años y que las autoridades lo han abierto en escasas ocasiones para hacer algunos operativos de ventas eventuales, sin reparar en su condición de deterioro.

Denuncia además, que las nuevas láminas del techo, colocadas a la infraestructura en una reparación inconclusa de la municipalidad. Estas hace dos años fueron desvalijadas, dejando casi a la intemperie.

Luisa Castillo también echa de menos la actividad de esta plaza de mercado que antes le ahorraba tiempo, dinero y le garantizaba calidad en sus verduras y hortalizas. Relata que ahora tiene que salir de su comunidad, casi a diario, a otros centros de consumo distantes, y tomar transporte público, lo cual es un golpe a sus precarias finanzas.

“Se nos hace muy difícil, por los altos costos del pasaje, ir y venir del mercado municipal de San Fernando”, reclamó.

Asimismo, asegura que la instalación abandonada y llena de monte actualmente, “es una cueva de malhechores. Afirma que entre 9:00 y 10:00 p. m. ya nadie puede rondar por esas esquinas, porque los atracan”.

De los 25 puestos de venta del mercado El Recreo han sido violentados y sustraídos casi todas sus puertas y ventanas de hierro, lamentan los vecinos afectados.

“Aspiramos, como comunidad progresista, a que esto sea reparado y que nosotros podamos contar de nuevo con este mercado, como nos lo merecemos y necesitamos, ahorita en pandemia”, manifiesta Yuri Hurtado, otra doliente del centro comunitario.

Felipe Martínez Veloz: desmantelado en una noche

Del lado del mercado Felipe Martínez Veloz, ubicado en el sector Los Centauros, los vendedores de los únicos tres puestos activos de 162 locales de la edificación, denuncian su abandono por parte de las autoridades y desmantelamiento a manos de la delincuencia.

Indican que, durante su inauguración en 2008, el mercado contaba con electricidad, agua, alcantarillado, vigilancia privada y policial, así como con cuartos de frío para la conservación de carnes, pescados y quesos, entre otros servicios; pero que, progresivamente y sin explicación, la municipalidad fue retirando la vigilancia y seguridad, lo cual condicionó la salida de 95 por ciento de los vendedores.

Lorena Gómez, propietaria de un puesto de verduras y una de las tres personas que aún persevera en el mercado, cuenta que los comerciantes terminaron de irse despavoridos desde el robo colectivo que sufrieron el 18 de enero de 2018, del cual no hubo investigación ni determinación de responsabilidades, por parte de los cuerpos de seguridad.

“Se produjo un saqueo como a las 11:00 de la noche, aproximadamente más de 600 personas de los alrededores; vinieron, tumbaron todo y se llevaron todos los implementos de trabajo: molinos de carnicería, pesos, neveras, congeladores”, narra la comerciante”, denunció.

Leisser Rebolledo, activista del partido Encuentro Ciudadano, mediante video viralizado en redes sociales, mostró el desmantelamiento y despojo total del techo de la instalación, así como sus paredes y pisos llenos de excremento, en señal de que es centro de operaciones de malhechores.

Para el dirigente político local, la responsabilidad del deterioro de esta plaza que sirve a barrios populosos del sur de la ciudad, como: Los Centauros, Santa Teresa, Luis Herrera, La Hidalguía, Caramacate, Cristo Rey, Los Cedros y Perimetral Sur, la tienen los tres niveles de gobierno.

“Nosotros sabemos cómo han venido acabando y destruyendo toda la infraestructura del país; lo que tardó tanto tiempo en construirse, Nicolás Maduro y sus gobiernos regionales y municipales se han encargado de devastarlo”, señala Rebolledo.

Los Tamarindos: invadido desde hace cinco años

Sobre este mercado aseguran que hace más de cinco años que está abandonado. “Aquí nos resolvemos es con los puestos de verduras que ponen en las casas y que son bien careros”, afirma una habitante de la urbanización Los Tamarindos, la más numerosa de San Fernando.

Ella no tiene problema con aportar la información siempre y cuando se le resguarde su identidad porque “ese mercado fue invadido. Un día un grupo de personas amaneció en el mercado, colocaron unas banderas y luego nadie los pudo sacar”, razón por la que teme exponerse.

Más de 3000 empleos directos perdidos

A pesar de las reiteradas denuncias de los “dolientes” de estos mercados, no se conoce alguna decisión de las autoridades, por el abandono y disposición por parte de la delincuencia, de estos establecimientos que empleaban a casi 3000 personas de manera directa e indirecta, a otras 5000.

Nada más el mercado Los Centauros empleaba a 2500 personas entre locatarios, ayudantes, proveedores, camioneros, despachadores y carretilleros, de quienes, además, dependían por lo menos 2500 personas más de sus entornos familiares y al menos 100 más por vía indirecta, como los vendedores ambulantes de café, cigarrillos y chucherías, informa Lorena Gómez.

Por otra parte, no menos de 200 empleos de manera directa, generaban los mercados de El Recreo y Los Tamarindos, de los cuales se calcula que, por incidencia indirecta, beneficiaban a un número no menor de 1000 personas, sin incluir a las comunidades beneficiadas por las compras en estos centros de consumo.

Leer reportaje completo Crónica.uno.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.