COMPARTE

La semana pasada recibimos la desafortunada noticia de que nuestro amigo y compañero columnista el (Dr. Fernando Facchin Barreto) había fallecido.

El Dr. Facchin fue un gran abogado asesor de empresas privadas, columnista del diario “El Carabobeño” por muchos años, ligado al mundo cultural siendo parte de la actual Junta Directiva del Ateneo de Valencia y que lamentablemente deja su tierra natal no por el natural desarrollo del ciclo de la vida sino por la falta de medicinas.

Aunque parezca mentira, esa es la verdad ya que el Dr. Facchin necesitaba unas medicinas que ya no están disponibles en nuestro país y uno de su hijo tuvo que salir a Colombia para comprarlas allá y traerlas. Lamentablemente la misión fue infructuosa ya que estando en Medellín a Fernando se le presenta una Crisis Hipertensiva muy severa que le desencadenó en un Accidente Cerebro Vascular masivo el cual en pocos días terminó con su vida.
La historia de Fernando es la historia de muchísimos venezolanos que necesitan tomar medicamentos a diario y no los encuentra porque atravesamos una catastrófica crisis económica producto de la aplicación de un estúpido esquema económico comunista que lo único que ha logrado es la escasez , la hiperinflación y el desabastecimiento.

¿Quién paga el crecimiento de las estadísticas de mortalidad ocasionado por la falta de medicamentos?, ¿Quién paga el dolor de los familiares que no pueden conseguir las medicinas necesarias por falta de dinero o porque no hay?, ¿Quién puede pensar en una constituyente farsante cuando el país se cae a pedazos?

Yo creo que es hora de pensar en Venezuela pues se requiere con urgencia un Gobierno de Emergencia Nacional donde de una vez por todas se dejen a un lado las ideologías enfermizas y resentidas y se aplique el sentido común.
Venezuela hoy en día es la pocilga de Latinoamérica, hasta Bolivia está mejor que nosotros lo cual es inconcebible y por el camino que vamos estamos próximos a compararnos con Haití.

La verdad es entonces que las muertes producto de la impericia, la ineficiencia y la ineficacia en el área de la salud también tienen un castigo por violación de la Constitución y de los tratados internacionales firmados por la nación venezolana.

COMPARTE
Carlos Cruz
Médico especialista en Salud Ocupacional. Columnista del Semanario El Planeta, Boston, Massachusetts desde 2012. Columnista de "El Carabobeño" desde 1979. Presidente de la Academia de Historia del estado Carabobo email: [email protected]
Artículo anteriorOtros tres detenidos en el sur de Manchester en relación con el atentado
Artículo siguiente¿Quién fue mejor entre Marichal y Pedro Martínez?



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.