Jesús Berardinelli, dirigente de la federación venezolana de fútbol (Foto Archivo)

El presidente de la Federación de fútbol de Venezuela, Jesús Berardinelli, permanece hospitalizado en Caracas después de que su salud decayera estando bajo custodia de las autoridades tras su “presunta detención”, informó este miércoles esa organización.

Berardinelli “se encuentra hospitalizado en el centro médico Clínicas Caracas, posterior a un síncope que sufrió con síntomas de insuficiencia respiratoria baja”, por lo que será “intubado” y “llevado a terapia intensiva”, apuntó en un comunicado el consejo directivo de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF).

El jefe de la federación ya fue trasladado a cuidados intensivos, confirmó una fuente federativa a la AFP.

El dirigente de 61 años estaba en el Departamento de Investigaciones Penales de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), en la capital, donde había sido trasladado tras ser “retenido por presuntas autoridades el pasado lunes 20 de julio del año en curso en la ciudad de San Felipe, estado Yaracuy” (oeste), según la FVF.

Su “presunta detención”, como la tachó la federación, se produjo por acusaciones por simulación de hechos punibles, forjamiento de documento público, malversación de fondos y difamación contra el anterior entrenador de la selección venezolana de fútbol, Rafael Dudamel, según una orden de captura publicada por los diarios locales Líder y Últimas Noticias, y confirmada por la AFP con una fuente judicial.

Las autoridades no se han pronunciado al respecto.

Los hechos ocurrieron después de que la Contraloría de Venezuela ordenara el viernes pasado congelar sus cuentas bancarias por presuntas “irregularidades administrativas” en el manejo de recursos estatales concedidos a la FVF.

El dirigente denunció lo ocurrido como un intento de “intervención gubernamental”.

Berardinelli tomó de manera definitiva la presidencia de la FVF cuando su antecesor, Laureano González, renunció el pasado 11 de marzo. Ya había asumido previamente el cargo de manera interina.

De acuerdo con la Contraloría, investigaciones contra Berardinelli comenzaron el año pasado.

González, quien alegó razones de salud para presentar su dimisión, se mantenía en el puesto para el que había sido elegido por el período 2017-2021 en una plancha en la que le acompañaron Berardinelli y el ministro de Deporte, Pedro Infante, como primer y segundo vicepresidentes.

González era el segundo a bordo del expresidente de la FVF Rafael Esquivel cuando éste fue arrestado en Suiza el 27 de mayo de 2015 tras 28 años al frente de esa entidad, en el inicio del llamado FIFAgate, la trama de corrupción que sacudió al balompié mundial. Berardinelli, entonces, se desempeñaba como director de finanzas.

Las próximas elecciones de la federación local están previstas para marzo de 2021, pero la pandemia del nuevo coronavirus las ha puesto en entredicho y podrían retrasarse, según fuentes consultadas por la AFP.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.