COMPARTE

 

Un vocero del oficialismo acaba de declarar que en Venezuela hay un exceso de democracia… Afirmación de lo más curiosa, por no decir absurda, en un país donde hay una gran cantidad de presos políticos, de perseguidos políticos, de exiliados políticos, de censura y autocensura de prensa, de ausencia de separación de poderes, y por si todo esto fuera poco, un país donde hay un despliegue represivo que caracteriza a las peores formas de despotismo.

Y todo ello en un contexto de catástrofe económica y social, signada por una crisis humanitaria, y una masiva y creciente corrupción o depredación de los recursos públicos. Por eso es que la población está marchando, está ejerciendo su derecho a la manifestación y a la protesta.

Y no se trata de una concesión que el Estado decide otorgar o no a los ciudadanos. Es un derecho humano que el Estado reconoce formalmente y que debería garantizar materialmente, pero que en el caso venezolano no ocurre así. Cierto que la Constitución es amplia y “garantista” al respecto, pero los jerarcas del poder la irrespetan mañana, tarde y noche, en esto como en prácticamente todo lo demás. Y sin el prácticamente…

el irrespeto craso y continuo a los derechos humanos por parte del poder, es el fundamento de la desobediencia

Este tipo de consideraciones pueden apreciarse como palabras huecas o retórica sin consecuencias. Lo reconozco. Pero enfatizo la palabra “pueden”…  De hecho, y también de derecho, el irrespeto craso y continuo a los derechos humanos por parte del poder, es el fundamento de la desobediencia, la resistencia, la rebelión legítima. Conceptos consagrados en la Constitución de 1999.

Y conceptos o principios recientemente recordados por un valiente documento de la Conferencia Episcopal Venezolana; de nuevo un blanco favorito de los virulentos ataques de la hegemonía, y no sólo de palabra sino con actos vandálicos. La impresión general es que los venezolanos están decididos a defender su derecho a protestar, no únicamente como un fin en sí mismo, sino como el medio para alcanzar el ansiado cambio político de fondo, que el conjunto del país reclama y necesita.

El derecho a protestar es un derecho humano, es un derecho constitucional, es uno de los principales derechos de la ciudadanía. Y ésta lo está echando hacia adelante, a pesar de la represión y los innumerables esfuerzos de intimación que provienen de la hegemonía.

flegana@gmail.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.