(Foto Referencial)

Más allá del dilatado y eufórico discurso político del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a lo largo de sus seis años en el poder, son sus decisiones económicas las que dan mayor cuenta de su Gobierno, que hoy enfrenta un feroz reclamo en las barriadas más pobres.

El poder adquisitivo de los venezolanos solo ha mermado desde que el “heredero” de Hugo Chávez (1999-2013) asumió la primera magistratura, y su Administración ha respondido dando la orden de aumentar reiteradamente los salarios, lo que ha generado más desempleo e inflación.

Mientras más dinero imprime el Banco Central, que renunció a su autonomía para confesarse como un órgano aliado de la revolución bolivariana, menos comida se lleva a la boca cada uno de los ciudadanos que han participado en las cerca de 200 protestas nocturnas de esta semana.

Pese a que estas manifestaciones se enmarcan en un conflicto político -en el que el Parlamento no reconoce la legitimidad del jefe del Estado- sus protagonistas están movidos principalmente por la severidad de la crisis económica que hace subir los precios cada día mientras la moneda local se devalúa con la misma rapidez.

A continuación algunas de las acciones de Maduro sobre la economía que hoy le pasan factura a su Gobierno:

1.- Durante su primer año de Gobierno Maduro ordenó bajar precios a grandes comercios que, denunció, estaban especulando. Esta práctica, conocida en sus inicios como “Dakazo”, se ha repetido en múltiples ocasiones, sobre todo antes de procesos electorales, y ha terminado con miles de tiendas cerradas.

2.- Como “heredero” de Chávez continuó con la política de expropiación de empresas, especialmente de alimentos, la mayoría de las cuales quebraron o quedaron inoperativas.

3.- La caída en la producción del petróleo, principal fuente de financiación del país, así como la baja de sus precios disminuyó también la capacidad de maniobra del Gobierno, que mantiene un amplio esquema de programas sociales aunque algunos de estos ya no funcionan con la misma capacidad como es el caso del sistema sanitario Barrio Adentro.

4.- La corrupción en las empresas públicas se disparó al punto de que la Fiscalía estima en varios millones de dólares las pérdidas solo en la estatal petrolera en tanto que el Parlamento habla de otros 400.000 millones de dólares ligados a corrupción en el sistema gubernamental de control de divisas.

5.- Maduro ha decretado más de 20 incrementos al salario mínimo legal al mismo tiempo que la economía ha experimentado su mayor contracción, cerca de 50 %.

6.- La inflación es la batalla más claramente perdida por el Gobierno que la tomó en 20 % en sus inicios y cerró 2018 en casi 1.700.000 %, lo que arroja un alza diaria de más de 3 % en todos los productos.

7.- El signo monetario local, el bolívar, ha experimentado una megadevaluación que es confirmada semanalmente por el ente emisor. Solo en los últimos nueve días el bolívar se depreció 39,6 % frente al dólar en el mercado oficial de subasta de divisas.

8.- La Administración de Maduro aplicó una reconversión monetaria que le quitó cinco ceros al bolívar y puso a circular dos familias de billetes con denominaciones más ajustadas a la inflación pero que se vuelven insuficientes conforme avanzan las semanas y no se revierte la tendencia alcista del indicador.

9.- La escasez de alimentos y medicinas recrudece como todos los efectos de la crisis, sin que estos puedan ser solventados por los más pobres que no tienen cómo conseguir estos productos en el mercado negro, donde se venden a precios mucho más altos que los establecidos por el Gobierno.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.