Hoy hablaremos sobre el optimismo, ese poderoso elemento impulsor para extender nuestra vida que puede demostrarse en diversas formas y ocasiones.

Optimismo es un término muy conocido. Y ser optimista, no sólo nos hace sentirnos mejor y más emprendedor, sino que puede alargarnos la vida en buenas condiciones.

El optimismo, según el diccionario RAE español es la tendencia a ver y juzgar las cosas en sus aspectos más positivos y favorables.

El optimismo se siente, podemos sentirlo como si fuese una honda de poderoso beneficio, que se desprende desde nuestra más profunda interioridad humana. ¡Claro que se siente!

Además, con la presencia de niveles más altos de optimismo quizás podríamos conseguir una mayor probabilidad de vivir más allá de los 80 años, según muy diversos y amplios estudios hechos en diferentes razas, sexos, orígenes, sociedades.

Esta optimista información ha sido publicada, muy reciente, en la prestigiosa revista académica Journal of the American Geriatrics Society, en los Estados Unidos de América.

Aunque el optimismo en sí mismo se determina por factores básicamente psico sociales, los mayores hallazgos muestran que los beneficios del optimismo para logros de la longevidad son validos para todos los grupos raciales y étnicos, según señala Hayama Koga, investigador de la Escuela de Salud Pública, de Harvard University.

“El optimismo puede ser un importante objetivo de intervención positivo, que se activa en la persona, para el logro de una mayor longevidad en los diversos grupos”, añadió el doctor Koga.

Un elemento determinante y muy fácil de ser constatado es que los niños tienen muchas más posibilidades de triunfar cuando se crían y educan en entornos estimulantes y cargados de optimismo.

Optimismo humano significa, entre los más variados elementos positivos, que se estabilice un fuerte vínculo entre la longevidad y “mirar impulsado hacia el lado bueno de la vida”.

De hecho, los optimistas que logran mayores puntuaciones tienen, además, más probabilidades de alcanzar a vivir por sobre los 86 años o más de vida sana y útil.

Pero, de hecho, según los expertos el optimismo no significa que la persona ignore los factores de estrés, de presiones, aun los de la ansiedad de la vida. Ser optimista también mejora la salud.

Hay clara mejoría de la salud cardíaca, el sistema inmunológico, la función pulmonar, y hay un menor riesgo de mortalidad prematura cuando está presente activo el optimismo humano.

¡Usted que nos lee, amigo, también puede mejorar ser optimista! ¡Los estudios con gemelos muestran que solo un 25% de nuestro optimismo esta programado por nuestros genes!

¡El resto depende de nosotros y cómo respondamos!

Si somos propensos a amargarnos, y sufrir por toda cosa, podemos entrenar a nuestro cerebro y controlarlo con una visión optimista.

Cuando se suceden hechos negativos, las personas optimistas son menos propensas a culparse a si mismas y a “hacer shows” para llamar la atención. El optimismo tiende mas a ver todo obstáculo como algo temporal, incluso positivo y como los momentos de un constante aprendizaje.

Algo poco relevante y optimista es creer que uno tiene más control sobre su propio destino y futuro, y depende de elementos de tipo mágico, oculto y religioso.

Ser mejor también beneficia la salud, en cuanto a las dietas, el ejercicio, la salud cardiaca, el sistema inmunológico, la función pulmonar, y un menor riesgo de mortalidad.

¡Usted también, amigo, puede ser gran optimista!

Los estudios en gemelos descubren que solo un 25% de nuestro optimismo esta programado por nuestros genes. Pero, si somos propensos a estar estresados, no nos preocupemos.

Entrenemos a nuestro cerebro para que nos sea más positivo y nos mantenga bajo control de una poderosa y sana consciencia.

Una de las formas más eficaces de aumentar el optimismo es recurriendo a propiciarnos el “mejor YO posible”. Imaginemos a uno mismo en un futuro en el que consigamos muchos de nuestros objetivos, y casi todos los problemas se han resuelto.

¡El optimismo tiende a pegarse, amigos! 

 

Hernani Zambrano Giménez, PhD.

[email protected]




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.