Foto EFE

Suecia celebra este domingo unas elecciones legislativas en las que se prevé que la extrema derecha logre unos resultados históricos y que los votantes descontentos con la inmigración castiguen a uno de los últimos gobiernos de izquierda del continente.

Unos 7,5 millones de electores suecos están llamados a votar en los colegios electorales, que abrieron sus puertas a las 08H00 (06H00 GMT) y las cerrarán a las 20h00 locales.

Según los sondeos, el partido de los Demócratas de Suecia (SD), que al igual que la extrema derecha de Alternativa para Alemania denuncian la llegada de cientos de miles de solicitantes de asilo como una amenaza “cultural”, obtendrá entre 16 y 25% de los votos.

Entre tanto, las formaciones tradicionales suecas, los socialdemócratas y el Partido Moderado (conservadores), sumarían alrededor de 40% de los sufragios, un descenso de más de 10 puntos porcentuales respecto a las legislativas de 2014.

La inédita posición de la extrema derecha y el debilitamiento de los partidos tradicionalmente dominantes hacen que sea imposible determinar quién será el próximo primer ministro.

La participación es una de las incógnitas en un país que suele tener unas de las más elevadas de la Unión Europea (86% en 2014). Además, uno de cada cinco electores seguía indeciso en los últimos días de campaña, según los sondeos.

– “Fuerzas del odio” –
El primer ministro sueco, el socialdemócrata Stefan Löfven, presenta estas legislativas como un “referéndum para el Estado providencia” mientras que la extrema derecha los convirtió en un plebiscito contra su política de inmigración y de integración.

Solo en 2015, Suecia registró 160.000 solicitudes, la mayor proporción en Europa respecto al número de habitantes.

“Los socialdemócratas y un gobierno conducido por los socialdemócratas es la garantía de que los Demócratas de Suecia, un partido extremista y racista, no tengan influencia en el ejecutivo”, declaró Löfven el domingo tras votar.

Este exobrero metalúrgico de 61 años y su partido obtendrán probablemente el peor resultado desde la introducción del sistema proporcional en 1911.

En un lujoso barrio del centro de Estocolmo, Henrik, un doctor de 46 años, no quiso revelar a quién había votado, pero lamentó el estigma que, según él, sufre la extrema derecha.

“Un voto para el SD no sirve para nada. Pero se debería tomarlos en serio, porque han sacado temas importantes, como la inmigración pero también el sistema sanitario”.

En la víspera de los comicios, Löfven denunció las “fuerzas del odio” e instó a los electores a quedarse “en el lado bueno de la historia”. El líder de los conservadores, Ulf Kristersson, llamó por su parte a “una cooperación más allá de las líneas partidarias para aislar a las fuerzas” que defienden “el repliegue”.

Desde el sur de Suecia, donde la extrema derecha tiene sus bastiones, el presidente de SD, Jimmie Åkesson, les respondió.

“Ahora estamos en competición frente a los socialdemócratas y a los Moderados para convertirnos en el primer partido del país”, aseguró.

– “Pacto con el diablo” –
Ni el bloque saliente ni la oposición “burguesa” están en posición de obtener más del 50% de los 349 escaños en juego en el Riksdag, por lo que se necesitarán días o incluso semanas de negociaciones para alcanzar una mayoría o la menos débil de las alianzas en minoría.

Stefan Löfven logró mantener su gobierno minoritario hasta el final a base de alcanzar compromisos con la derecha, sobre todo en materia de política energética.

Pero la oposición está determinada a sacarlo del poder, aunque eso dinamite el cordón de seguridad que hasta ahora evita que los Demócratas de Suecia tengan una influencia política directa.

La estrategia puede ser arriesgada y tanto centristas como liberales han asegurado su rechazo a un pacto con “el diablo”, como se describe el propio líder de los Demócratas de Suecia.

La noche del sábado, en un mitin en la capital, Jimmie Åkesson lanzó un ultimátum al jefe de los Moderados: “Kristersson tiene 24 horas para responder a la pregunta: ¿Está dispuesto a cooperar conmigo o con Stefan Löfven?”.

El interesado respondió el domingo por la mañana. La única “garantía para despedir al gobierno saliente” es “votar por los cuatro partidos” de la Alianza conservadora, declaró Ulf Kristersson a la AFP.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.