«Cuando el amor llega así de esa manera… lo tiene ‘embarbascao’… porque después de esta vida no hay otra oportunidad» (Caballo Viejo, canción de Simón Díaz).

Inteligencia: un don; un talento; la función que halla vida en el intelecto. Lo que hace que se hable de intelectuales que tienen la facultad de las funciones psíquicas superiores de percibir, razonar analíticamente (separando, discerniendo), integrar (pensando asociativamente, reunificando relacionadamente), comprender y aprender lógicamente (captando estructura y significado), para ensamblar un «referente»: una deducción abstracta, modelada y moldeada (general o particular, de lo real o irreal, de lo posible o imposible), intangible, pero perceptible e inferida de las premisas aportadas por la información.

Información: «conjunto estructurado de datos que alberga un mensaje» y «acción de informar».

Informar (del prefijo «in» que significa «adentro» y el vocablo «formar» que significa «dar forma»): inducir la formación estructurada de un «referente» en el magín mediante un mensaje influyente. Ese «referente» que representa lo informado se llama «conocimiento».

El conocimiento puede ser cierto o incierto (falso, incorrecto); científico (real; p.ej: Tierra rota y orbita), mágico (irreal, fantasioso; p.ej: Sol «sale» por el Este, «sube», «baja» y se «oculta» por el Oeste) como muchas «doxas (creencias comunes o mera opinión que no ofrece garantías de su validez)», y empírico, como las otras doxas basadas es el saber que nace de las vivencias, obtenido del hacer, del ensayo y el error -p.ej: al soltar la pelota, cae- sin importar la ignorancia de la causa subyacente (que cae por lo gravitacional, acerca de lo cual hay 2 propuestas epistémicas diferentes y «no excluyentes», pues pueden ser «complementarias»: la de Newton -la gravedad es la fuerza de atracción que ejerce todo cuerpo de mayor tamaño sobre los menores- y la de Einstein -es una fuerza del cosmos sobre los cuerpos-).

El conocimiento puede ser útil e inútil; de geometría (geo: Tierra; metría: medición), de negocios, de Derecho (el mundo de las abstracciones, de los conceptos, de lo intangible), y más… de aquí el amplio espectro del conocimiento (un singular, no «conocimientos», un plural incorrecto), puesto que el conocimiento es un inmenso magma etéreo, único y multidimensional, con muchas ramas.

Un conocimiento nuevo -válido- puede convertir en obsoleta a una idea (p.ej: un episteme: la manera de entender e interpretar en determinadas épocas) y ocupar su lugar; p.ej: al inicio, ¡Tierra es plana!; después: ¡es redonda!; ahora: ¡es achatada en los polos y abombada en el ecuador! Así, lo aceptado y compartido sobre la forma de Tierra es uno y no varios; por esto se dice que el conocimiento es como la energía (no se acaba, sino que se transforma: evoluciona), y crece cada día, se extiende y profundiza, nunca sobra y cambia la manera de pensar.

Admitir ello equivale a consentir que el saber tiene una vida que le es propia y ajena, simultáneamente, y que además es vital, motivos por los que necesita nutrientes y del cuido remozante que le conserve vigente e influyente: tiene el poder de hacernos dependientes e independientes (dependientes ¡de sí mismo: de él! e independientes de la manipulación), y posibilitar que con él se influya sobre otros, sabiendo escoger entre lo verdadero y lo falso; la vida y el progreso piden decidir en qué basarse: -«¡Sólo los mejor adaptados sobrevivirán!» (Carlos Darwin).

¿La noticia?: la gestión del conocimiento (GC) es un ineludible que se delinea como el proceso minucioso de búsqueda, localización, adquisición, organización, almacenamiento y explotación de datos, información (de tipo individual y general) y conocimiento (tácito y explícito), sin excluir las creencias (principios y valores), lo legal, las normas, reglamentos, procedimientos y esquemas mentales.

Estas actividades (desarrolladas mediante el acceso y procesamiento de los datos, de la información y del conocimiento) son la más novedosa expresión del alcance y valor del saber para aplicarlo útilmente de modo detallado, eficaz evitando lo contraproducente de las brechas en el saber (Chun Wein Choo).

La GC se plantea en términos de metas-objetivo. El objetivo principal de la GC radica en el diseño y desarrollo de estrategias (con sistemas de métodos, procesos, procedimientos, estructuras y herramientas) que permitan retener, preservar, organizar y utilizar lo que se conoce (el saber que se posee). La GC ha de partir de la gestión documental (GD), la cual se alcanza a través del conjunto de acciones definidas para gestionar los datos y la información (indiferentemente de su esencia y presentación verbal y extra-lingüística: numérica, textual, graficada, material, inmaterial, etc.), lo cual puede traer consecuencias favorables o adversas y depende de si se hace apropiadamente o no, respectivamente, con vista a crear valor en la gestión de todo y puntualiza que la diferencia entre información y conocimiento es la proximidad de éste con la acción que deriva de la concepción, la adopción e implementación de decisiones basadas en él.

Como procesos de la GC, la captura, filtrado, organización, representación, almacenaje, localización y diseminación del conocimiento se imbrican con las causas de la clasificación, la disponibilidad (que pide la creación y mantenimiento de ficheros de inventario), la exteriorización, la socialización, la combinación y la internación de la información propias de la GC, prácticas y procesos que le son consustanciales y suponen su desarrollo holístico para hacer que el conocimiento transcurra por el vector del continuom infinito tácito–explícito–tácito para conservar el saber de lo verdadero como objetivo esencial, sin perpetuarlo, posibilitando su mutación y eterna evolución hasta llegar a lo que es lo real (el ejemplo: ¿cómo es Tierra?).

El éxito de un programa de GC radica en el grado en que se pueda captar y recuperar la información y compartir fácilmente el saber entre las personas.

Obviamente, la GC ha de incluir la estructuración y utilización de bases de datos y más dentro de un proyecto integral que enmarque las funciones, metas y objetivo del centro de gestión de la información (GI) que posibiliten el acceso de manera directa y expedita a las prestaciones derivadas de la GD en favor de la GC con el uso profuso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como medio de organización y distribución de datos e información, una actividad necesaria y aceptada fácilmente, que tiene gran crecimiento, gana fuerza (no sólo en lo profesional y académico), y que no se queda en un plano meramente tecnológico, puesto su mira está en el saber: qué, cómo, cuándo, con qué, porqué, para qué, con quién, en dónde, adónde, para quién, qué causa, qué trajo, qué provee, qué impide, qué dejará, qué se llevará y… ¡qué más! Nada peor que navegar en un mar de ignorancia.

Lo anterior hace que la GC esté indisolublemente ligada con la gestión de las TIC (GTIC) a través de una relación tan vinculante que no se concibe aquélla sin ésta, haciendo que los límites entre GC, GD y GI sean permeables e imperceptibles, sin imperar la subordinación, pues la colaboración (acción de labor conjunta) en esta tétrada (GC-GD-GI-GTIC) es un imprescindible que tiene como misión evitar la ignorancia, debido a que sobre el pedestal de ésta se levanta la estatua del atrevimiento.

La trascendencia de la GC y sus adláteres está en su propósito y poder de dar la oportunidad al humano de no quedar ignaro y «embarbascado», a diferencia de como sí lo hace el amor al Caballo Viejo… ¡que lo tiene hecho un lío!}

Chichí Páez
[email protected]
@genaccion




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.