“Engañan al pueblo con trucos y mentiras, prometiendo lo que saben que nunca le darán”. Miguel de Cervantes

Todo emprendimiento pide aprovechar oportunidades y dar pasos tácticos para 1- crear fortalezas, 2- mermar las amenazas, y 3- incrementar las debilidades del rival.

El globalismo es un movimiento que no responde a intereses patrióticos ni garantiza el estado de derecho ni la independencia de los poderes públicos ni la libertad de expresión ni el derecho a protestar ni la protección de la propiedad privada, elementos que garantizan el buen funcionamiento social; pretende que las naciones cedan la soberanía a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y otras figuras, para generar el Nuevo Orden Mundial propiciado por diversos propulsores entre los que están quienes se identifican con el Socialismo del siglo XXI (SsXXI).

El SsXXI (una doctrina criticada por diversas corrientes del pensamiento político -desde la derecha, el centro y la izquierda- tanto por la teorización como por las interpretaciones aplicadas, es catalogada como un disfraz reformista de “ideas nuevas” de viejas ideas utópicas del socialismo revolucionario que la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxistas-Leninistas lo etiqueta como una teoría anti-marxista; es decir: una contrahistoria) busca crear un Estado socialista.

A continuación, un listado con varios de sus pasos tácticos para crearlo:

1) Dominar la atención médica pública y subyugar la privada para subordinar a las personas. Se dan señales inequívocas de que la salud pública no importa; hasta se incumple con el pago del fondo rotativo de la Organización Panamericana de la Salud (imposibilitado la adquisición de vacunas contra el SARS-CoV-2 por el Plan Covax) y tuvo que surgir una “mesa nacional” -constituida por multilaterales, sociedad civil, especialistas y actores políticos- para tener acceso al mecanismo Covax;

2) Máximizar la pobreza, la gente pobre y hambrienta es más fácil de someter y no lucha si se les da lo indispensable (en bolsas o cajas). Lo graficado por Stalin con la gallina que desplumó e hizo comer en su mano;

3) Aumentar insosteniblemente la deuda del país y subir los impuestos (inmobiliario, automotor, etc.); esto causa más pobreza y la necesidad de socorro;

4) Desarmar a la gente, eliminando su capacidad de ataque y defensa;

5) Establecer un aparato policial-militar incondicionalmente leal al
status quo regente (SQR), que lo sostenga a flote como pilar de empuje y sea cómplice dentro del estado fallido. El pivote que le sostiene son las armas: no puede soltar la muleta sin caerse. Pero, recientemente, se miró y escuchó lo nunca reseñado: un vídeo del diálogo entre miembros de una patrulla de la guardia nacional con un guerrillero colombiano de las FARC (con fusil de asalto y proyectiles), en terreno venezolano, quien dijo -en reto abierto- que, si quieren, le disparen, pues su grupo sólo abandonará el país cuando se lo digan en una circular. Los militares venezolanos no hicieron lo debido: ¿responde esa “corporación” policial-militar a la Constitución Nacional (CN)? Según se reporta desde Colombia, dicho aparato también está integrado por el ELN que tiene listo un “Plan de contingencia en fronteras” para defender con armas al SQR ante una eventual agresión militar;

6) Regir todo lo conexo al bienestar de la vida (alimento, vivienda, ingreso, transporte, combustibles, entretenimiento, cultura, etc.), creando dependencia total al gobierno;

7) Tomar el control de los medios de comunicación social (prensa, radio, televisión, telefonía, internet, etc.) y rediseñar la Pensa de todos los niveles (básico, medio y superior) del sistema educativo público y privado para limitar lo que la gente lee, escucha y aprende: que en la mente de la gente no suenen las cosas por su nombre; ignorantes y confundidos no reaccionarán a tiempo para defender el estado de derecho republicano;

8) Eliminar lo religioso católico en las escuelas y actos públicos, criticar la jerarquía eclesiástica e inducir la necesidad de sólo creer en el socialismo como lo mejor;

9) Promover la lucha de clases, eliminar la clase media, dividir entre ricos y pobres, gravar a los ricos con el apoyo de los pobres. La izquierda política vive del conflicto, para sobrevivir a su fracaso histórico-político-económico tiene que generar y ahondar brechas. Incitar que el pueblo le perdone -al omnipotente y malvado tirano populista y su corte- lo perverso y maligno (adoctrinamiento masivo, pésimos servicios públicos, falta de gas y demás combustibles, etc.) y odie al “antipueblo (externo e interno) culpable de todo el mal que se sufre”: la oligarquía, los empresarios, los yankis, el Fondo Monetario Internacional, la Organización de Estados Americanos. Todo esto respaldado con una inmensa campaña publicitaria y míseras dádivas (bonos, pensión, misiones, subsidios, etc.);

10) Incitar el desprecio hacia los operadores políticos (partidos, líderes, activistas, etc.) que no le convengan al SQR; vr.grt: el caso del Partido Comunista de Venezuela (PCV) que está siendo denigrado desde la cúpula del poder. Ante ello, organizaciones comunistas del mundo (África, América, Asia y Europa) pidieron detener ataques y calumnias contra el PCV;
11) Deshacer los eslabones icónicos de anclaje vinculante de la identidad popular precedente -modificar las alegorías en el escudo nacional y en la bandera patria (p.ej: poner otra estrella para que se olvide la de Chávez y… no se le mencione), las estatuas (como la de Cristóbal Colón -Paseo Colón de Caracas- derribada y destruida por grupos chavistas el 12 de octubre de 2004, y la ecuestre -“¡Vuelvan Caras!”- de José Antonio Páez, desaparecida del distribuidor La Guacamaya, Valencia), cambiar la denominación de los entes públicos y fechas históricas (día “de la raza” por “de la resistencia indígena”), edificar sobre las bases de lo anterior (como los conquistadores en Latinoamérica, que encima de los templos de los autóctonos construyeron iglesias; p.ej: en Coricancha o Templo del Sol y la Iglesia de Santo Domingo, en Cusco, Perú).

Sin embargo, esa desvinculación icónica se enlaza con la inserción de iconos ajenos en escenarios que deberían estar reservados exclusivamente a lo venezolano y han de estarlo: el ejemplo lo da el haberse ordenado elevar la bandera cubana -en enero de 2009, en ocasión de los 50 años de la revolución de los Castro- dentro del Panteón Nacional y que permanezca allí para siempre; acaso, ¿es que Venezuela pasó a ser “colonia satélite” de tal gobierno mediante una invasión consentida (sin un tiro) generosa, inescrupulosa y bastardamente? ¿Existe ya la confederación que justifica que se haya dicho que el embajador cubano forme parte del Consejo de Ministros?;

12) Modificar el léxico (connacional en vez de compatriota; presidenta en lugar de presidente: ¿será por que es muy inteligenta y competenta?);

13) Destruir la independencia productiva (agropecuaria, industrial, comercial y de servicio) y crear dependencia a lo que se ofrezca por medio de las redes conexas al SQR;

14) Acabar con la percepción de la realidad, que nunca se sepa si se va o se viene;

15) Dar cabida a la existencia de la orgullosa comunidad LGBTI: así el SQR adosará más adeptos que le respalden hacia la sodomía y la podredumbre satánica;

16) Fomentar el libertinaje y la anticoncepción: alejamiento de los principios éticos y valores morales, el predominio de lo palurdo y bastardo (para esto abunda la clientela);

17) Propiciar el colapso económico, expropiando granjas, fincas, haciendas, industrias, comercios y más; descapitalizar mediante reconverción monetaria (devaluación), expoliándose al empresariado privado (nacional e internacional); desestimular la inversión en el sector productivo de la economía; favorecer la recesión y la estanflación (estancamiento e inflación);

18) Adoctrinar a cuadros izquierdistas leales a la revolución bolivariana (Frente Francisco de Miranda): una nueva catequización para la defensa revolucionaria;

19) Desacatar abierta y descaradamente el ordenamiento estatuido en la CN vigente; p.ej: crear un parlamento comunitario y ciudades comunales;

20) Todo lo demás que ha hecho, hace y sigue haciendo el SQR y… la gente… amordazada -sin quererlo- y extraviada… ¡sin saberlo!

La libertad nacional (las peores jaulas no son de metal), propiedades, derechos, justicia, identidad, salud, educación, trabajo, seguridad, autodefensa, democracia, ética, moral y más… ¡están en peligro! Se debe actuar, reaccionar asertivamente: es la misión a cumplir en este momento.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.