(Foto referencial)

El día de ayer jueves, comenzaron de nuevo en Santo Domingo, República Dominicana, el proceso de diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolana, luego que en diciembre de 2017 a pesar de los avances reconocidos por ambas partes, reconocieran que aún necesitaban más tiempo para llegar a un acuerdo.

Esta jornada de dos días comenzó con retraso y se espera que hoy concluya.  A su llegada a la reunión de ayer, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, expresó tener expectativas para lograr un acuerdo de convivencia que termine con la violencia en el país. Al mismo tiempo, señaló que “sectores violentos” se han venido reagrupando para generar violencia.

Julio Borges, diputado a la Asamblea Nacional, y vocero de la oposición no declaró a los medios de comunicación al llegar al encuentro.

Este viernes se espera la presencia del presidente dominicano, Danilo Medina, para que dirija el diálogo que se celebra en la sede de la Cancillería de este país, junto al ex presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, como mediador.

Entre las exigencias de la oposición en este proceso de diálogo se encuentra lograr garantías electorales a propósito de los comicios presidenciales que están previstos realizarse este año, además de la apertura de un canal humanitario que permita la entrada al país de alimentos y medicinas, considerando el alto nivel de escasez existente, la liberación de lo que ellos consideran presos políticos y el respeto  y restitución de las funciones de la Asamblea Nacional.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.