Majestuoso himno de Francia, que le dado la vuelta al mundo por su contenido, música sublime y fortaleza rítmica.

En 1789, Francia atravesaba por una grave crisis política, social y económica.

El Rey Luís XVI, sin capacidad para resolver los problemas, convocó a los Estados Generales, conformado por: el clero, la nobleza y los legisladores, para estudiar y buscar las soluciones pertinentes ante la delicada situación.

Todos los antecedentes planteados, culminaron el 14 de julio de 1789, con acciones de calle y la toma de la famosa Toma de la Bastilla*en París. símbolo del reinado y del absolutismo.

Se creó en 1791, la Asamblea Constituyente, proclamó solemnemente : “Los Derechos del Hombre y del Ciudadano”.

Austria y Prusia, formaron una alianza militar para atacar a Francia.

Ante esta amenaza, el alcalde de Estrasburgo, capital de Alsacia en Francia, solicitó al joven capitán Claudio Rouget de Lisle, componer una marcha militar de arenga a la libertad y contra la tiranía monárquica.

El fruto de su inspiración, letra y música, se dio el 24 de abril de 1792 en Marsella, al Sur de Francia.
Canción conocida como :
“El Canto de Guerra del Ejército del Rin”

El 30 de junio de 1792, soldados procedentes del puerto de Marsella, entraron a París, cantando esta marcha de la libertad, con tanto entusiasmo e inspiración, que el pueblo la denominó “La Marsellesa”,

Desde 1795, este canto épico se convirtió en el Himno Nacional de Francia.

En Venezuela y particularmente en el puerto de La Guaira, en tiempos del movimiento emancipador de los protomártires José María España y Manuel Gual, las autoridades realistas, prohibían mencionar la palabra libertad

El 13 de septiembre de 1797, en La Guaira, los mulatos curazoleños: Domingo, Marcos y José, de la servidumbre de don Francisco Hernández, cantaban inocentemente La Marsellesa.

Magnificaban las palabras libertad, igualdad y fraternidad

Don Francisco se encontraba en Caracas y al regresar a La Guaira, se consigue con la sorpresa del apresamiento de sus esclavos, de la imposición de una multa de mil pesos, la orden de regresar inmediatamente a Curazao y el compromiso de que no trajera de nuevo estos mulatos a Venezuela

Las autoridades españolas colocaron carteles que prohibían entonar coplas y canciones por ser: “contrarias a las buenas costumbres y al debido respeto al sacerdocio, a los padres de familia, a los amos, a los magistrados y a su majestad el Rey”.

A los pocos años, en Caracas se lanzó a los cuatro vientos “El Gloria al Bravo Pueblo” de la autoría del médico caraqueño Vicente Salias.

Eumenes Fuguet Borregales.
eumenes7@gmail.com
@historiaytradicion




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.