COMPARTE

El 23 de diciembre de 1917 nació en Valencia Braulio Salazar uno de los grandes maestros de la pintura venezolana y maestro de grandes artistas a los que les dio formación durante más de 50 años, en la Escuela de Artes que fundó con sacrificios para llenar el vacío que había en esta ciudad.

Cuando Braulio Salazar nació en Valencia no había escuelas para la enseñanza del arte. Valga la anécdota de que en 1943, cuando se fue a fundar el Salón Michelena sus organizadores dirigieron comunicaciones a las secretarías de arte invitando para la confrontación artística y la respuesta que recibieron fue: aquí no hay artistas .

El maestro Salazar se hizo pintor observando la naturaleza y estudiando detenidamente las obras de Antonio Herrera que había en la Catedral de Valencia y en colecciones particulares de Arturo  Michelena.

Experimentando con productos de la naturaleza, hizo como el pintor Carmelo Fernández, sobrino del general José Antonio Páez, quien vivió en esta ciudad. Si necesita un verde, machacaba hojas, para lograr el verde amarillo, machaba hojas de la planta mata ratón. El color bermellón lo lograba frotando crema de onoto sobre la tela. Para lograr un ocre rojizo aplicaba directamente tierra recogida en los cerros de Los Colorados. Estos elementos mezclados con agua engomada desaparecían pronto.

En esos tiempos estaba afectado de tuberculosis y el médico le recomendaba no exponerse a las emanaciones de los óxidos, porque podrían resultarle letales.

Su padre, Braulio Antonio Salazar, quien trabajaba en la fábrica de  jabón Las Llaves, en Puerto Cabello, lo llevaba en un camión con el pretexto de que los aire marino son curativos para las enfermedades pulmonares.

El joven se curó de la tisis y la familia Heemsen de la cual su padre era empleado, viendo sus cualidades artísticas, le ofreció una beca con todos los gastos pagos, en Alemania, pero sus familiares no le dieron permiso. Sin embargo Braulio continuó sus estudios por su cuenta y se relacionó con el Círculo de Bellas Artes de Caracas, donde encontró amigos y receptividad.

Juan Calzadilla en un hermoso libro editado por Ernesto Armitano, afirma que el artista a pesar de su autodidactismo se elevó de las corriente modernas que, en su momento de formación, predominaban en la pintura venezolana.

Entre 1937 y 1944 tuvo frecuentes contactos con los maestros de la Escuela de Caracas y ya en 1935 había pintado paisajes en los que había claro indicio de la influencia postimpresionista. Estas referencias no obstante, para alejarlo del camino realista del que había hecho progresión de fe y al contrario afirmaron que el paisajismo no constituía un aspecto de la representación de la realidades, y por lo tanto una indagación parcial del hombre. Tal certidumbre certidumbre, su aproximación de alguna manera al grupo de artistas en Caracas, a raíz de la muerte de Gómez, sin un deliberado propósito militante, iba a producir la temática social. Braulio llegó a conclusiones parecidas por una vía independiente y no fue sino hasta 1941, cuando conoció a César Rengifo y Héctor Poleo, representantes de aquella tendencia, en donde en 1945 tuvo su primera intuición de la pedagogía, adelantarse a las vanguardias de Caracas al constituirse en Valencia, bajo su iniciativa y dirección, un taller libre por el estilo de que se creó en Caracas en 1948. Los resultados ayudaron para la fundación de la escuela de Artes Arturo Michelena, que Braulio dirigió hasta 1970.

Por la metodología de enseñanza que puso en práctica y por el testimonio de sus numerosos alumnos, Braulio puede ser considerado como uno de los más importantes pedagogos que ha tenido el arte venezolano.

La Universidad de Carabobo, por decisión de su rectora Jessy Divo de Romero, ha decretado año jubilar por el centenario de Braulio Salazar, con un comité de honor y un programa de actividades que trascienden la mera celebración.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.