isabelica
(Foto Nina Gabriella Bortolussi)
COMPARTE

En los ojos de los habitantes de La Isabelica se visualiza la valentía de un pueblo que le perdió el miedo a la represión.

Tras 65 días de protestas continuas, los carabobeños marcharon hasta la urbanización más grande de Latinoamerica para manifestar su respaldo a una comunidad sometida a la incertidumbre, la violencia y la persecución por parte de los cuerpos de seguridad del Estado.

La zona norte se unió con el sur. Residentes de la parroquia San José y del municipio Naguanagua se concentraron en la Redoma de Guaparo para realizar una caravana hasta la esquina de la Clínica Elohim, donde se unieron a quienes se desplazaron desde San Diego y que debieron esquivar un piquete policial que les impidió el paso por el distribuidor La Cumaca, en muestra del profundo rechazo a la persecución y al terror que padecen los vecinos de esta localidad desde hace varios días.

Aniuska Estrada reside en el sector ocho de La Isabelica. Desde hace dos meses no duerme con las ventanas abiertas por miedo a que los efectivos, encargados de proteger a la ciudadanía, irrumpan en la zona y disparen bombas lacrimógenas hacia los hogares, como ha ocurrido en varias oportunidades.

La joven estudiante de Comunicación Social asegura que no es terrorista ni mucho menos guarimbera. Solo quiere ejercer el derecho constitucional a la protesta cívica.

Estrada tiene 20 años de edad. En su corta vida, no conoce una gestión diferente a la de la “Revolución bonita”. En su semblante se reflejan los sueños e ilusiones de vivir en un país donde el hambre, la miseria, la separación de las familias y la persecución a quienes piensen distinto, sea un recuerdo remoto en la memoria del venezolano.

Ella resiente no poder caminar tranquila por las calles que la vieron nacer y crecer. Funcionarios de la Policía de Carabobo y la Policía Nacional Bolivariana custodian desde que comenzaron las protestas. Afirma que los efectivos requisan diariamente a quien ven mal parado y se los llevan detenidos sin razón alguna.

MOVILIZACIÓN EN CALMA

La movilización transcurrió en calma. En los rostros de los presentes se plasmaban la esperanza y el anhelo de un cambio que esperan llegue pronto. Una tarima dispuesta en una esquina del sector 9 sirvió como escenario para que dirigentes de la oposición en el estado y el país llevarán un mensaje de resistencia y fortaleza a los asistente.

María Corina Machado, coordinadora de Vente Venezuela, se hizo presente en La Isabelica por tercera vez en cuatro años para expresar su admiración por la comunidad que se mantiene en pie a pesar de los hechos violentos, el abuso del poder y el asedio de la Guardia Nacional Bolivariana, Policía Nacional Bolivariana, Policía de Carabobo y colectivos armados.

La opositora calificó lo vivido en la comunidad como un hecho cruel, debido al ensañamiento con el que operan los cuerpos de seguridad en la zona. Lamentó las pérdidas humanas y materiales ocasionadas por quienes deberían velar por la seguridad de los ciudadanos.

Machado aseguró que se mantendrán en las calles hasta que el gobierno de Nicolás Maduro salga del poder. “Que le quede bien claro al dictador y a la banda de delicuentes que lo acompañan, que no nos cansaremos hasta ver a Maduro fuera de Miraflores”,

ACTUACIÓN INESPERADA

Horas después y de manera inesperada, la Policía Nacional Bolivariana irrumpió para dispersar a los presentes, quienes habían trancado la avenida principal adyacente al sector ocho.

Correr era la única opción. En las casas y edificios aledaños al Jumbo los manifestantes encontraron un refugio. Los casquillos de las bombas lacrimógenas quedaron en el piso testimoniando la represión.

Lee también: Carlos Alcántara advirtió sobre plan macabro de la oposición para este sábado en La Isabelica

DETENCIONES

Un joven, presuntamente menor de edad, fue arrestado por la Policía Nacional Bolivariana en el sector ocho de La Isabelica. Según el relato de los testigos, el muchacho observaba desde su casa, cuando un funcionario lo detuvo y se lo llevó en una moto. Aparentemente, según testigos, habría sido brutalmente golpeado por los policías.

El joven habría sido liberado minutos después, según declaraciones de los vecinos.

En otro hecho, los residentes impidieron que un joven de aproximadamente 18 años de edad fuera arrestado por la PNB. Dos caras de la Policía Nacional Bolivariana se pudieron apreciar: La de un funcionario cuya mirada enardecida dejaba entrever el  odio y el salvajismo con el que quería actuar y la de otro que aleccionaba al detenido en torno a lo negativo de cerrar las calles. El muchacho temblaba del pánico, sobre todo después que en su poder apareció de pronto un envase con gasolina.

Un hombre sin identificar, al que acusaron de lanzar una bomba molotov en contra de los policias, fue apresado en las cercanías del Complejo de Piscinas de La Isabelica. Descalzo y sin camisa fue llevado en una patrulla motorizada de este cuerpo de seguridad a un lugar desconocido.

 

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.