“La precariedad en el sistema de salud venezolano pone a prueba a una población (…) que sería caldo de cultivo de una verdadera masacre epidemiológica que nos pudiera llevar al exterminio” Federación Médica Venezolana (FMV)

El pasado miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia global de coronavirus infección que hasta esa fecha acumulaba más de cien mil personas contagiadas en todo el mundo, más cuatro mil fallecidos y 116 países afectados.

Tedros Adhanon. Director General de la OMS, indicó que: “en las últimas dos semanas, el número de casos de COVID19 fuera de China se había multiplicado por trece y el número de países afectados se había triplicado. Miles de personas más han venido luchando en hospitales de. diferentes países por sus vidas”.

Agregando que: “en los próximos días y semanas, se espera que el número de casos, de muertes y de países afectados aumente aún más”.

La epidemia es una enfermedad que se propaga durante un cierto período de tiempo en una zona geográfica determinada y que afecta simultáneamente a muchas personas. Se trata de que la enfermedad. llega a una cantidad de gente superior a la esperada.

Mientras que la pandemia proviene de un vocablo griego que significa “reunión del pueblo” y cuya significación ha sido extendida como “enfermedad de todo el pueblo”. Se trata de una enfermedad epidémica que afecta a diversos países y que ataca a casi todas las personas de una o varias regiones geográficas.

El haber declarado la OMS una situación de pandemia, no representa ningún beneficio, sino más bien acrecienta “el miedo y el estigma de manera innecesaria e injustificable”. Esta realidad da pie a dos preguntas: ¿cuáles son los requisitos para que un brote o epidemia haya alcanzado esta categoría? ¿y cuáles son las consecuencias de esta declaración?

El principal documento emitido por la OMS de riesgo ante una pandemia, ofrece una serie de definiciones operativas. La pandemia es distinta a la de emergencia de salud pública de importancia internacional, prevista por el Reglamento Sanitario Internacional. De acuerdo con la guía de la OMS. “se produce una pandemia cuando un virus adquiere la capacidad de transmisión sostenida de un ser humano a otro, fenómeno que conduce a brotes de la enfermedad que afectan a la comunidad entera. Un virus así, puede propagarse por el mundo entero con rapidez y, al hacerlo, provoca una pandemia

Las declaraciones de organismos como la OMS son un ejercicio de autoridad pública internacional. El hecho de que un acto lingüístico tenga consecuencias prácticas, cómo activar planes pandémicos o cláusulas en contratos, lo convierte en algo más que simples alocuciones. De ahí que el papel de los oficiales de la OMS, a quienes la comunidad internacional escucha para proporcionar mayor claridad, es particularmente delicado. La diferencia a su pericia técnica implica también que sus indicaciones tendrán consecuencias.

El coronavirus no se detiene y sigue llegando a nuevos lugares en el planeta. Por ello, los países con estos casos vienen activando protocolos para evitar que el mortal virus ingrese o se expanda en sus naciones. Ante la declaración de pandemia global, la OMS animó a todos los gobiernos a tomar las medidas apropiadas para prepararse a ello.

El Covid-19 se originó en Wuhan, China, y continúa causando muertes a nivel global. Este brote viral se ha expandido con una velocidad alarmante dejando millones de casos de contagio en varios continentes. Hasta el momento, se han registrado más de 100.000 casos globales, con infecciones en todos los continentes, excepto en la Antártida.

Al día de hoy ya hay más de 110.000 casos confirmados en al menos 120 países, unas 4.000 muertes y más de 60 mil recuperados, la mayoría de ellas todavía en China continental. Asimismo, amenaza a los sistemas de salud menos desarrollados.

Por otro lado, la situación de países con menor desarrollo económico o con sistemas sanitarios poco eficaces -como el caso de la Venezuela Socialista-, son los que preocupan a las autoridades; este problema puede llegar a retrasar el diagnóstico precoz y el tratamiento temprano. Muchos de estos países se concentran geográficamente en el continente africano y en América Latna, lo que haría difícilmente controlable la situación en el caso de que el virus llegase a circular por dichas zonas.

La salud pública es una serie de políticas orientadas a promover y mantener la salud de la población. Estas políticas deben ser diseñadas e implementadas por los organismos competentes del Estado, así como el sistema nacional de salud, bajo la coordinación de su ministerio de salud.

Venezuela no está preparada para afrontar la posible llegada del coronavirus. Los expertos consultados por Efe son rotundos en su afirmación: la carencia de medicamentos e insumos, las dificultades del sector público de salud y la falta de centros de diagnóstico son motivos que desalientan ante esta posibilidad.

Pese a que el régimen ha ampliado la vigilancia epidemiológica, según explicó recientemente el Ministro de Salud, es insuficiente para afrontar la eventual entrada de este virus en el país, ya que requiere de unas medidas muy estrictas con las que no cuenta Venezuela, en opinión de destacados médicos infectólogos.

Según el criterio de estos especialistas de la ciencias médicas, Venezuela está entre los peores países donde se cuestiona cuántos médicos del sistema de salud venezolano están preparados para diagnosticar, hacer las medidas de aislamiento o protección de los equipos y mide a Venezuela por los reportes internacionales donde se calcula el índice de preparación de un país basados en sus indicadores de resultado, los cuales reafirman que: “Estamos entre los últimos del mundo”
.
Estos tratadistas van más allá y amplían la escasa preparación a “gran parte de los países de la región latinoamericana”, que “no están preparados para la llegada del coronavirus, y eso incluye a Venezuela”.

“La única manera de contener al virus y evitar que se propague es con medidas muy estrictas, muy masivas, con participación de la población, autoridades de salud y seguridad que no son fáciles de implementar”, concluyendo que el país no está capacitado para afrontar una epidemia de estas características.

[email protected]
@genacción




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.