Paramacay
En la avenida Universidad, justo frente a donde pernoctan desde hace 13 días personas en espera de comprar gasolina, los militares permitían el ingreso de conductores que no habían hecho cola. Foto Carolina González

Una semana tenían esperando la llegada de la gandola. Cuando este jueves apareció el vehículo, la sorpresa fue mayor. “Solo 50 vehículos serán abastecidos, disculpen pero escapa de nuestras manos”, informó un militar.

Aunque molestas, las personas que ya acumulan hasta 13 días en cola por abastecer sus tanques con el preciado combustible, decidieron no protestar y seguir esperando.

Otra fila en Paramacay

Algunos se percataron que por la misma vía donde ellos deberían ingresar a la cola, frente a El Carabobeño, estaban pasando carros que no habían hecho cola. Cuando se acercaron, los militares informaron que se trataba de personas que trabajan en los locales que están en los alrededores de la gasolinera.

Curiosamente, estos carros no seguían a la bomba, sino que se paraban en la cola que se forma antes de llegar a la bomba. Tampoco hubo mayor protesta, más que la de una señora que pidió explicaciones y la intimidación a una periodista por parte de un oficial que calificó de falta de respeto y grosería la supuesta grabación del hecho por parte de la comunicadora.

Otra vez por fuera

Pasadas las 3:00 de la tarde, la realidad golpeó a quienes pernoctan en los alrededores del ambulatorio militar desde hace casi 15 días: “La gasolina se acabó”. De los 50 cupos solo habían sido abastecidos 20 carros. Los otros fueron devueltos. Algunos de los vehículos de los supuestos trabajadores de locales adyacentes a la E/S también se quedaron esperando, aunque la mayoría si logró comprar la gasolina subsidiada.

La molestia fue inmediata. Angel Fernández se quejó. “Tengo 13 días aquí, nos quedamos en la entrada de la bomba y no pasó ninguno de los carros a los que temprano nos habían dado cupo”.

Se fue el sistema, la luz y la gasolina

El molesto conductor y el numeroso grupo que le acompaña desde hace más de una semana en el intento de comprar gasolina subsidiada denunciaron que pasaron carros adicionales a la lista, los cuales no habían hecho cola, pero a los que tienen casi 15 días esperando no les surtieron. “Dijeron que se fue el sistema y no recibieron más. Después alegaron que se fue la electricidad y después que se acabó la gasolina. Ya nos habían recogido los carnet de circulación, duramos dos horas ahí parados, llevando sol, hasta que nos devolvieron los carnet y nos dijeron que regresáramos al día siguiente y que, si llega la gandola, nos venderán el combustible”.

Minutos más tarde aparecieron dos militares. Llegaron a devolver 30 carnet de personas a las que no les surtieron este jueves. Aseguraron que este viernes serán atendidos si llega la gandola. Aclararon que el problema en Paramacay tuvo que ver con que la gandola que surte la estación se dañó y que el combustible despachado este jueves se envió con un vehículo dispuesto para otra estación. Ellos esperan que este viernes pueda llegar otro vehículo, aunque no están seguros.

La irregularidad de los militares

Al parecer el jefe del operativo se enteró de la irregularidad cometida por los militares, soldados y oficiales, que se ubicaron en el cordón frente a El Carabobeño. Querían corroborar la denuncia con los afectados, los cuales explicaron en detalle todo lo acontecido, incluso algunos mostraron billetes verdes similares a los que, según vieron, entregaban las personas cuando les permitían el acceso a la fila sin haber hecho la cola.

Los denunciantes, sin embargo, no están muy convencidos de que vaya a haber sanciones. Este viernes se mantendrán en la cola. Algunos están esperando desde el domingo 30 de agosto, con la esperanza de alcanzar a surtir un combustible que se agota y que no se produce en el país, por el evidente daño de las refinerías,  y que tampoco puede ser importado, por las sanciones que pesan sobre el gobierno de Nicolás Maduro.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.