Pauta mercado periférico de Naguanagua.
Fotografía: Rafael Freites. Algunos comercios registrados se ven afectados por los buhoneros en Naguanagua.
COMPARTE

El Mercado Municipal de Naguanagua ofrece a los habitantes de la zona una opción cercana para comprar verduras, frutas, carnes, entre otros alimentos y productos. Se funden los comercios formales e informales lo que ofrece al consumidor una variedad de productos y un abanico amplio de precios.

De allí que el Mercado de Naguanagua está abierto a múltiples tipos de consumidores y la calidad y precios se conjugan para la satisfacción de una variedad de gustos.

Nos preguntamos cómo convive la informalidad , con lo formal. ¿Estarán de acuerdo los arrendatarios de negocios con la convivencia desleal que representa la economía informal  (buhoneros)  dentro del recinto?

Ángel Trejo tiene un local de frutas y verduras desde hace varios años, considera que la presencia de los comercios informales es una desventaja en sus ventas, ya que al no tener gastos de impuestos y no ofrecer la misma calidad en los alimentos pueden vender un poco más económico.

Pauta mercado periférico de Naguanagua.
Ángel Trejo expresó que la presencia de los buhoneros afecta sus ventas aunque su mercancía es de mejor calidad. (Foto: Rafael Freites)

“Muchas personas se dejan guiar por lo más barato que ven, sin tomar en cuenta si el producto está realmente en buenas condiciones” detalló Trejo.

En diciembre las ventas fueron buenas, tanto para los comercios formales como informales, pero las diferencias se hacen evidente en enero cuando los compradores son menos, concluyó Ángel Trejo.

Una foto a la informalidad

Tanto en el interior del Mercado Municipal como en sus alrededores, los comercios informales instalan sus mesas improvisadas y ofrecen, en la mayoría de los casos, los mismos rubros que los locales.

Para Juan Correa, otro arrendatario del lugar, la existencia de los buhoneros disminuye considerablemente sus ventas.

Alegó que en algunos casos, los precios de los alimentos de los vendedores informales son más económicos “pero es una trampa” ya que los pesos están alterados, además no pagan impuestos y tienen prácticamente los mismos beneficios que los locales, “ya cuentan hasta con punto de venta”.

Pauta mercado periférico de Naguanagua.
Comercios informales están frente a los comercios registrados en el Mercado Municipal de Naguanagua. (Foto: Rafael Freites)

Para otros arrendatarios, el problema no está en la disminución de las ventas, sino que los buhoneros tienden a revender los productos de la cesta básica que están prácticamente desaparecidos del comercio.

Eso para los arrendatarios le da mala imagen a quienes trabajan allí, porque los clientes etiquetan “al Mercado de Naguanagua como el comercio donde revenden productos” y no aclaran que son los vendedores informales que se encargan de ese mal negocio, porque son precios altos para el consumidor. Así lo percibe Carmen Alarcón.

Los que se consideran más afortunados son los locales que expenden ropa, accesorios, y otros rubros que no son ofrecidos por los buhoneros. Verónica Hernández, tiene un negocio en el Mercado de bisutería, la presencia de los buhoneros le da igual ya que no le quitan sus clientes, es decir ni le va ni le viene, no le afecta.

Para Hernández, mientras los vendedores informales no tengan sus productos no “ellos no representan problema alguno”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.