Cerca de 55 menores de edad han sido recogidos de las calles en lo que va de mes y llevados a la oficina principal del Consejo de Protección al Niño, Niña y Adolescente en La Isabelica, parroquia Rafael Urdaneta de Valencia.

Viviana Pineda, directora de la institución, expresó su alarma ante el alza en la cantidad de niños que rondan las calles del norte del municipio para pedir dinero y comida, la mayoría bajo las órdenes de padres irresponsables.

Estos menores van desde los cuatro años hasta los 17 años y provienen de hogares disfuncionales, en los que las madres los tuvieron antes de cumplir la mayoría de edad y sus padres o son figuras ausentes o inmersas en el mundo de las drogas y el delito.

La creciente cantidad de estos jóvenes en las calles ha puesto a los tres albergues del municipio en una situación de colapso, puesto que la capacidad es de entre 20 y 30 niños y esto se ha duplicado. Según Pineda en una cama duermen tres.

Hay ocasiones en las que los jóvenes de 14 y 17 años llegan a la oficina principal y no pasan ni una hora en el lugar porque se escapan. “Muchos llegan y tienen cuchillos pequeños”

Municipios como San Diego se llenan con niños que extienden sus manos a la espera de una limosna. El otro gran problema, según Pineda, es la falta de albergues en los demás municipios, por lo que el hacinamiento se acrecienta en Valencia, donde son enviados los menores.

Los jóvenes que conocen el lugar de donde provienen y piden dinero en compañía de sus padres pasan por varios procesos: En principio, asistencia psicológica y médica para ellos y sus padres son llevados a un programa especial de dos meses en el que se les habla de los delitos que incurren: Explotación infantil y lucro.

Las condenas estipuladas en la ley van de uno a tres años explicó la abogada, quien admitió que en Venezuela no se les da importancia a esta problemática y tan rápido como atrapan a los padres los dejan libres.

La falta de apoyo de la Policía Municipal de Valencia se volvió evidente luego de la intervención del gobierno de Nicolás Maduro a la institución. Antes contaban con una patrulla y 20 funcionarios, ahora no tienen nada. Apenas este lunes habría la primera reunión con el nuevo subdirector del cuerpo policial para discutir el asunto.

Pineda recordó que en una oportunidad recogieron a cinco jóvenes provenientes de San Diego que habían recoletado en limosnas una cifra considerable. Eran dirigidos por una mujer que les decía dónde colocarse. “La peor acción que un ciudadano puede hacer contra estos menores es darle dinero. Es una forma de alentar la conducta y enseñar que pedir en la calle es bueno porque siempre habrá alguien dispuesto a dar”.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.