(Foto/EFE)
COMPARTE

Centenares de miles de surcoreanos volvieron a manifestarse este sábado en el centro de Seúl por el escándalo de corrupción y tráfico de influencias que afecta a la presidenta Park Geun-hye, después de que el Parlamento aprobara ayer una moción para destituirla.

La concentración, convocada este sábado por varias organizaciones por séptima semana consecutiva en la avenida de Gwanghwamun, comenzó a las 19.00 hora local con un marcado ambiente festivo y sin que las autoridades informaran sobre incidentes destacables.

La principal arteria del centro de la capital volvió a llenarse de velas eléctricas, pancartas de protesta e imágenes satíricas de Park, en esta ocasión para celebrar la destitución provisional de la debilitada presidenta y reclamar que Park asuma la responsabilidad del mayor escándalo político en la historia reciente del país.

La Asamblea Nacional aprobó ayer por amplia mayoría un “impeachment” contra Park, lo que deja a la presidenta desposeída de todos sus poderes como jefa de Estado, desde el control del Ejército hasta el derecho a veto o decisiones sobre política exterior.

La decisión del Parlamento llega después de las continuas manifestaciones en las que millones de ciudadanos han exigido la dimisión de Park, a la que los fiscales consideran cómplice de su amiga Choi Soon-sil, apodada la “Rasputina” surcoreana.

El control del Gobierno ha quedado provisionalmente en manos del primer ministro, Hwang Kyo-ahn, hasta que el Tribunal Constitucional dé su veredicto final sobre la votación parlamentaria.

Para que la destitución de la presidenta se haga efectiva se requiere el voto de seis de los nueve jueces del Constitucional, un proceso que podría alargarse hasta seis meses.

El caso que ha puesto contra las cuerdas a la presidenta surcoreana tiene su origen en su relación con Choi, una amiga íntima que presuntamente recaudó decenas de millones de dólares de las mayores empresas del país -mediante extorsión o a cambio de favores- y posteriormente se apropió parte de los fondos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.