COMPARTE

En esta distorsionada economía que vivimos en Venezuela, una sociedad en la que hay que hacer largas filas para conseguir alimentos de primera necesidad, medicinas y hasta papel higiénico. Ahora debemos agregar una nueva angustia, y es que se acabó el dinero, no en el sentido de que los sueldos son pulverizados con la galopante inflación y no alcanzan para nada, sino que ahora, conseguir dinero en efectivo se ha convertido en toda una odisea.

Esta semana acudí a hacer un depósito en un banco del estado, había una larga fila en las afueras de la entidad, cuando pregunté al vigilante para qué era la cola, me respondió que son personas esperando efectivo, no la llegada de un camión blindado, sino a la espera de depósitos en efectivo para ellos poder conseguir los billetes que necesitan.

La forma más sencilla de comprender el porqué de la escasez del dinero la dió el director de Econométrica, Henkel García, cuando manifestó que de acuerdo a sus proyecciones, para poder comprar los mismos productos que cubría un billete de 100 Bs. en 2008, hoy son necesarios 14 mil Bs.

Es decir que un venezolano está necesitando hoy 140 billetes más para hacer misma la transacción que hace 8 años cuando salió en circulación este cono monetario. Son 140 billetes más que no caben en la ranura del cajero automático y 140 billetes más que nos obligan a andar con un gran fajo de billete para 4 cosas en el mercado.

Además la ineficiencia de esta dictadura, en su necedad de no querer agregar billetes de mayor denominación para preservar el legado del intergaláctico, se enfocaron en atacar la consecuencia y no la causa, igual que han hecho con los demás problemas del país, enfocándose en resolver la mayor demanda de billetes, incrementando su impresión. Es así como pasamos de tener 648 millones de piezas en 2008 a 11 mil 244 millones en 2016.

Olvidando que las ranuras de los cajeros sólo pueden dispensar hasta 40 billetes a la vez, y que a pesar de que existan más billetes circulando, esto implicaría un gran aumento en la logística de las entidades bancarias para reponer con rapidez el efectivo dispensado, contratar muchos más viajes de trasportes blindados, esos que también están paralizados por falta de repuestos y cauchos,  para reponer efectivo de los cajeros automáticos, de los pocos que hayan sobrevivido a la escasez de repuestos y controles para importarlos.

Ya el Banco Central de Venezuela anunció que a partir del 15 de diciembre saldrán billetes de mayor denominación para refrescar el cono monetario, una medida que facilitará nuevamente las transacciones en efectivo. Pero que de nada servirá si siguen aplicando las mismas medidas económicas fracasadas, que nos han guiado con mucho éxito a tener la inflación más alta en el mundo, de no corregirlo, tal vez en un año estemos escribiendo el mismo artículo sobre la muerte anunciada de los billetes de 20 mil.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.