Luisa Ortega Díaz. (Cortesía)
COMPARTE

La abogada Luisa Ortega desconoció nuevamente este domingo su destitución como fiscal general de Venezuela por parte de la Asamblea Constituyente, la que según dijo es el “poder de facto” que ahora gobierna el país.

“Yo desconozco esa remoción, yo sigo siendo la fiscal general de este país”, dijo Ortega un día después de ser destituida por la Constituyente del mandatario Nicolás Maduro, con quien rompió hace cuatro meses tras años de línea oficialista.

La exfuncionaria insistió en que dicha asamblea, que el lunes se estrenó cobrándose su cabeza, es “ilegítima e inconstitucional”.

“Estamos ante un poder de facto, aquí no hay gobierno. Quien ocupa ilegalmente el poder es esa Asamblea Nacional Constituyente presidencial”, indicó Ortega, quien se declara chavista.

Añadió que la decisión de destituirla, que tuvo alto rechazo internacional, fue una “orden del Ejecutivo”.

“La Constituyente lo que está haciendo es persiguiendo, fue convocada ilegalmente. La elección también lo fue, la participación fue muy pequeña y las pocas personas que concurrieron lo hicieron de manera obligada”, añadió Ortega, que aseguró que la Fiscalía recibió denuncias de instituciones públicas que obligaron a sus empleados a votar.

Los más de 500 integrantes de la Constituyente, que se instaló el viernes en medio de fuerte rechazo internacional, fueron electos con más de ocho millones de votos, según el poder electoral, pero la oposición no la reconoce y denuncia que es un fraude para instaurar una “dictadura comunista”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.