Foto: Dayrí Blanco

Junior Páez no deja de pensar en cómo le dirá la mala noticia a su esposa. Se recuesta de la pared de la empresa para la que trabajó por siete años y sigue pensando. La mañana de este lunes no pudo entrar a la planta. La gerencia de Axalta Coating Systems de Venezuela decidió no abrir el candado de la compañía. Cesó operaciones en el país porque las condiciones económicas y de mercado las hacen insostenible.

Se trata de una transnacional que en su cese de Carabobo cuenta con una capacidad de 300 mil galones de pintura para vehículos al mes. Pero desde 2008 todo cambio. Poco a poco la manufactura disminuyó como consecuencia de la paralización de las ensambladoras de automóviles y en 2016 cerraron con 350 mil galones durante todo el año.

Los trabajadores no tienen cifras exactas. Pero saben que apenas laboraban a 30% de la capacidad de la planta. “Estábamos tan mal que desde enero nos suspendieron el tercer turno de nuestros horarios”, relató Juan Carlos Mendoza, quien tenía 13 años laborando en la compañía que depende en 80% de materia prima importada.

Sentado en la acera de la empresa, ubicada en la Zona Industrial La Quizanda, un trabajador exclamó: “Otra empresa menos en el país”. Él contaba 22 años siendo parte de Axalta, que hasta hace cuatro años perteneció al grupo Dupont. “Yo no sabía que hoy sería la última vez que me pondría esta ropa”, dijo con nostalgia enseñando su uniforme.

La indignación es un sentimiento común entre los 173 trabajadores directos de la planta. Fue a través de un mensaje de texto que les informaron la decisión del cierre de la empresa, en un comunicado que también se puede leer en la entrada principal en la que resalta un gran candado y personal de seguridad nuevo que llegó al lugar a las 3:00 a.m.

En el comunicado se expresa que a las 7:00 p.m. de este lunes se hará efectivo el pago de la liquidación de todo el personal. “Pero eso no lo pueden hacer porque nosotros no hemos firmado nuestra liquidación”, explicó Alfredo Colmenares del departamento de recursos humanos, quien destacó que dentro de las instalaciones hay objetos personales de los trabajadores que no les permiten sacar.

Foto: Dayrí Blanco

 

Foto: Dayrí Blanco



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.