Dirigentes de UNT Libertador denuncian el deterioro del sistema eléctrico en Carabobo (Foto archivo)

La llegada del coronavirus a Venezuela viene a empeorar una situación preexistente con los servicios públicos en todo el país. La emergencia humanitaria compleja que los venezolanos enfrentaban con la peor crisis de su historia, lo que incluye fallas en el suministro de agua y electricidad.

El sistema público de salud desmantelado, la escasez de medicinas e insumos médicos, los problemas en las telecomunicaciones, las fallas de transporte, la escasez de gasolina y de gas en bombona. Todo ello representa una calamidad sin precedentes que hoy se agudiza con el COVID-19 acechando la vida de la población.

Como todo el país lo sabe, el sistema eléctrico venezolano sufre los estragos de un gran deterioro de la infraestructura conformada por plantas de generación térmicas e hidroeléctricas, líneas de transmisión, subestaciones, y sistema de distribución.

A eso se suma que Corpoelec es una empresa quebrada, dependiente 100% de las transferencias del deficitario presupuesto nacional, y la severa falta de personal gerencial, profesional, técnico, obrero y administrativo preparado y con experiencia.

El colapso del servicio eléctrico afecta además directamente el suministro de agua (bombeo, plantas de tratamiento, sistemas de distribución), el funcionamiento de los hospitales y centros de salud, las telecomunicaciones, la producción y conservación de los alimentos, las industrias y el desarrollo de la sociedad.

Este colapso no empezó hoy

El área de Electricidad de Plan País recuerda que el colapso eléctrico no empezó hoy. Venezuela tiene al menos diez años sufriendo esta calamidad. El régimen siempre ha buscado culpables para no asumir su responsabilidad exclusiva en el deterioro creciente del sistema eléctrico, que en 1998 se consideraba el mejor de América Latina.

Todo el país sufre de racionamiento y de continuas averías; no obstante, los estados Zulia, Táchira, Mérida y Trujillo han sido terriblemente afectados por no contar con suficientes plantas de generación operativas, por falta de mantenimiento y de disponibilidad de gas natural y diésel, y por encontrarse a la cola del sistema nacional interconectado, que trae la energía desde Guayana.

La cuarentena trajo consigo una reducción de la demanda eléctrica. Sin embargo, las fallas del servicio se siguen presentando en todo el país, incluida Carabobo, y de loq eu ni siquiera Caracas ha podido escapar, a pesar de ser la ciudad que el régimen había tratado de preservar, sacrificando incluso la calidad del servicio en el resto de la nación. Y es tal la opacidad, que no se conocen las acciones dirigidas a mejorar el sistema eléctrico, más allá de “apagar fuegos” y corregir las averías más notorias.

Mesa técnica de Electricidad de Plan País

El régimen no tiene la capacidad técnica ni financiera para resolver la profunda y extensa crisis del sistema eléctrico. Es por eso que la mesa técnica de Electricidad de Plan País se suma al llamado de un Gobierno de Emergencia Nacional, que procure la recuperación del sistema eléctrico, cuyo mapa de acción ha sido diseñado ya por los expertos de Plan País.

La prioridad de un nuevo gobierno democrático será recuperar parcialmente la capacidad de generación térmica instalada en Zulia, Táchira, Mérida y Trujillo, Lara y Falcón. En segundo lugar, el foco estará en la recuperación del sistema nacional interconectado en 785 KV, 400 KV y 230 KV.

Al enfocarse en esos dos objetivos, durante la fase de emergencia, todo el país podrá percibir una mejora significativa de la calidad del servicio eléctrico, para lo cual habrá que contar con el apoyo técnico y financiero internacional, como parte del Plan Nacional de Recuperación de Venezuela.

Durante la etapa de emergencia, se centrarán los esfuerzos en asegurar que en los hospitales y centros de salud más importantes del país vean restablecidos los servicios básicos. Esto ha quedado como prioridad, incluso en el marco del Plan José María Vargas, que podrá ejecutarse al lograr el Gobierno de Emergencia Nacional.

Plan País Electricidad plantea entonces:

1. Recuperar los sistemas de suministro de agua a los hospitales y centros de salud, seleccionados por Plan País como los prioritarios en función de la población que atienden.
2. Instalar pozos de agua o recuperar los pozos existentes en los hospitales seleccionados.
3. Instalar o recuperar tanques de agua con sus respectivos sistemas hidroneumáticos
4. Recuperar y mantener las plantas eléctricas de emergencia en los hospitales y garantizar el suministro de combustible.
5. Dar mantenimiento a todas las subestaciones y circuitos eléctricos que abastecen con electricidad a los hospitales más importantes del país.
6. Dar mantenimiento a los sistemas de telefonía, Internet, y centrales privadas en los centros médicos.

Otras acciones serán indispensables

El Plan de inversiones para recuperar algunas de las unidades de generación indisponibles de Guri, Macagua y Caruachi, modernizar los sistemas de transmisión en 115 KV, 230 KV y 400 KV en el occidente y los Andes; y recuperación de los sistemas de distribución.

Se requerirá un marco legal para la reordenación del sector eléctrico con la participación de la empresa privada, y la incorporación de nuevas tecnologías en generación, transmisión, distribución y comercialización.

La compleja y trágica problemática de los servicios públicos no puede atenderse de manera aislada. Tampoco los venezolanos pueden enfrentarla solos. La nación demanda un programa de apoyo financiero y técnico internacional para enfrentar la emergencia y, luego, recuperar la infraestructura productiva e institucional del país, destruida durante estos 20 años.

El Gobierno interino ha insistido en su disposición para articular toda esa ayuda e inversión necesaria para recuperar el país. Solo falta voluntad para permitir la conformación del Gobierno de Emergencia Nacional y ejecutar el Plan José María Vargas, con el fin de atender la emergencia producto de la pandemia y posteriormente continuar con las propuestas que se han construido en las distintas áreas que agrupa Plan País para recuperar Venezuela.

(Con información de El Universal)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.