(Foto Cortesía)

La Policía Boliviana inspeccionó hoy el lugar de la explosión que provocó seis muertos y 28 heridos en la ciudad de Oruro (oeste), en un mercado callejero que permanece acordonado mientras prosigue la investigación.

Al lugar se desplazaron miembros de una unidad criminalista y forense de la Policía Boliviana y especialistas en explosivos, acompañados de bomberos y técnicos de la Agencia Nacional de Hidrocarburos de Bolivia.

Los integrantes del Instituto de Investigaciones Técnico Científico de la Universidad Policial (IITCUP), como se denomina esta unidad, recogieron muestras en la confluencia de calles donde ayer se produjo la explosión, además de realizar mediciones y tomar fotografías.

Algunas vendedoras permanecieron toda la noche en sus puestos, por temor a dejarlos solos en la calle, como relató a Efe una de ellas, Lucía Nina.

“Aquí hemos amanecido sentaditas las compañeras, porque no se podían dejar los puestos”, comentó.

La comerciante explicó que sintieron la explosión como un boom con una onda expansiva que movió sus puestos y la gente empezó a gritar sin saber qué hacer, en medio de una nube polvo.

“Gente que estaba pasando, gente inocente falleció”, dijo Nina en el mercado cercano al graderío donde discurría el desfile del Carnaval de Oruro ante miles de personas.

Además resultaron heridas otras vendedoras, destacó mientras se refugiaba de la lluvia bajo un toldo con otras compañeras.

La explosión, con una onda de unos cincuenta metros según la Policía Boliviana, causó destrozos también en viviendas de la zona.

Un vecino, Máximo Huayñapaco, aseguró a Efe que su vivienda resultó con las ventanas destrozadas y daños tanto en el interior como en algunas estructuras, que junto con su familia intentaba reparar en espera de ayuda de las autoridades.

“Por suerte no estábamos ahí, estábamos viendo la entrada”, indicó en referencia a que estaban presenciando el desfile del carnaval.

Tras sentir la explosión, volvieron de inmediato a casa y se encontraron con el desastre, señaló.

Huayñapaco reclamó que la Alcaldía de la ciudad sea consciente de esta desgracia y ayude a los afectados, en su caso con daños cercanos a los dos mil dólares en una vivienda en la que pernoctó su familia pese al frío al estar destrozados los vidrios de las ventanas.

“De alguna manera, algún apoyo económico”, apuntó el vecino, cuya casa se encuentra en el cruce de calles afectado por la explosión.

La hipótesis inicial transmitida a los medios por la Policía Boliviana es que un derrame accidental de aceite de una sartén calentó la manguera de una garrafa de gas y provocó una fuga, en un puesto de comida instalado en la calle en esta ciudad del altiplano andino, de unos 285 mil habitantes.

La explosión provocó seis muertos, cuatro de ellos niños, y 28 heridos, según cifras ofrecidas por un mando policial después del suceso, que se produjo a última hora de la tarde.

El suceso ocurrió cerca del desfile del carnaval, aunque los fallecidos y heridos se encontraban en el mercado, no en el recorrido de las comparsas.

La tragedia se produjo en el día grande del Carnaval de Oruro, declarado Patrimonio de la Humanidad y que es uno de los más multitudinarios de Suramérica, ya que se esperaba que congregara a más de 450 mil personas en la ciudad según datos del Gobierno boliviano.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.