La mujer embarazada la produce de manera natura, pero si ocurre algún desequilibro que ponga en riesgo la gestación, se puede recurrir a una terapia hormonal suplementaria
COMPARTE

 

El cuerpo humano es perfecto, y mucho más el de la mujer, quien pasa por ciclos de vida, incluyendo la gestación, que ameritan una adaptación impresionante para que todos los componentes funcionen de manera coordinada sin dejar, prácticamente, márgenes de error.

Luis Alfredo Sánchez, especialista en ginecología, obstetricia y endocrinología de la reproducción, explica que la progesterona, en condiciones normales, es una hormona que produce la mujer en la segunda mitad del ciclo menstrual después que ha ocurrido la ovulación y durante todo el embarazo (las primeras 8 semanas la produce el cuerpo lúteo –especie de glándula que se forma en el ovario después de la ovulación- y después de las 9 semanas de gestación la produce la placenta). Sin embargo, existen complicaciones que pueden poner en riesgo el embarazo y que requieren la atención del especialista.

“De acuerdo con un estudio avalado por Center for Reproductive Biology Science, Department of Obstetrics and Gynecology of The University Southwestern Medical Center (Dallas, Texas) en promedio de 10 al 15% de los embarazos tendrán al menos una amenaza de parto pre término; 6% de las parejas tiene perdida fetal recurrente; 10% de las embarazadas tendrá una amenaza de aborto; 7% de las mujeres en edad reproductiva tienen ovulación inadecuada con síndrome de ovario poli quístico” puntualizó Sánchez.

Tratamiento con progesterona

En algunas ocasiones es necesario administrar progesterona natural micronizada para suplementar la producida por el organismo de la mujer embarazada. Este tratamiento, se utiliza para tratar una gran cantidad de condiciones que ponen en riesgo el bienestar de la gestación.

La progesterona natural micronizada puede ser aplicada cuando hay amenaza de aborto, abortos a repetición, pérdidas del embarazo por incompetencia del cuello uterino, amenaza de parto pre término (antes de que el feto esté listo para el nacimiento), después del embarazo logrado por tratamientos de reproducción asistida, en los cuadros de ausencia de ovulación crónica, como tratamiento para lesiones del endometrio (recubrimiento interno del útero) y como tratamiento de la peri y la postmenopausia.

Una aliada en el embarazo

Según el doctor Sánchez, la progesterona natural micronizada ayuda a normalizar el desequilibrio hormonal subyacente y estabilizar el endometrio, que es el lecho que alberga al embrión durante las primeras etapas de la gestación; también actúa inhibiendo las contracciones uterinas.

“Es una hormona 100% natural que restablece la condición ideal de la embarazada y disminuye ciertos aspectos riesgosos del embarazo, promoviendo la relajación del músculo de la matriz, inhibiendo las contracciones del útero, y en las primeras semanas del embarazo, promueve la firmeza del endometrio para que no se desmorone y se vaya a desprender el saco gestacional.

En cuanto a la prescripción de esta terapia, recordó que todos los medicamentos tienen sus riesgos y deben ser administrados bajo estricta vigilancia médica. “Aun así, por ser una hormona que existe en condiciones fisiológicas, es muy segura de usar y está contraindicada en casos de alergia. No hay ningún efecto secundario en el bebé, mientras que en el caso de la madre puede causar somnolencia, náuseas y mareos”, finalizó Sánchez.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.