COMPARTE

Venezuela entra a la recta final de una situación muy dramática debido a que el día 30 de julio supuestamente se van a realizar unas elecciones chimbas para escoger (en una especie de método de segundo grado) a un grupo de personas que conformarían una Asamblea Nacional Constituyente, cuyos poderes estarían por encima del mismo Presidente de la República, quien por cierto es el autor de este Frankenstein comunista.

Estos eventos ponen en grave riesgo al país porque prácticamente es un cheque en blanco que se le está dando a un grupo de personas que evidentemente van a ser manipulados por el cogollo dictatorial del PSUV para terminar de enterrar la puñalada y asesinar lo que queda de democracia en Venezuela.

Pero el cuento no concluye allí ya que el nivel de asombro de los venezolanos no termina de tocar fondo ante la variedad de fantasmas y espíritus diabólicos que salen de esa Caja de Pandora abierta por la irresponsabilidad, pues todos observamos que aquéllos que por la Constitución tienen que velar y hacer cumplir lo escrito en ella, lo único que hacen es por un lado alcahuetear el capricho de un país extranjero y en segundo lugar porque también actúan como protagonistas a favor de la destrucción de Venezuela. Por ello, cuando llegue su momento, estas instituciones tienen que ser reestructuradas en algunos niveles y eliminadas en otros.

Es lamentable y bochornoso que un grupo de venezolanos se hayan puesto al servicio de la dictadura Castro-Comunista de Cuba para extender sus dominios en Venezuela a costa de la destrucción de ésta y que de paso se han convertido en la vergüenza de la tradición histórica de nuestros héroes de la independencia, quienes no sólo libertaron a nuestro país, sino que salieron a darle esa bendición a cuatro naciones más.

Estos tipos que deben ser señalados como traidores lo que han realizado en ésta época es lo contrario, es decir, buscar en el extranjero a un carnicero y entregarle la nación sin importarle el futuro de ésta pues las arcas de estos “señores” están repletas no precisamente del pulverizado (Bolívar Fuerte) sino de los billetes verdes con la cara de Washington.

Mientras Venezuela se cae a pedazos ante la grave situación económica, estos vagabundos lo único que hacen es pasar propagandas por los medios de comunicación ofreciendo las falsas bondades de la prostituyente con las cuales estos sectores que dicen ellos nunca han sido tomados en cuenta también van a ser estafados.

Apreciados amigos lectores, lo que queda de junio y los 30 días de julio a la fecha de ese fraude político, debemos decir que en estos momentos Venezuela está corriendo el más grave de los peligros en toda su historia y estamos a las puertas de retroceder quinientos años porque la nación quedará en manos de una potencia militar comunista dictatorial maquiavélica y eso simplemente se llama traición a la patria.

Qué vergüenza el tener entre nosotros a gente que no cumple con su deber el cual está consagrado en la Constitución.

Como epílogo debemos decir que lo más cómico de todo esto es que éste Presidente tiene tanta impericia en su cargo, que su deficiente intelecto político no le advirtió que esa prostituyente puede repetir en él mismo (de forma figurada) la historia de Maximilien Robespierre quien después de ser dos veces Presidente de la Convención Nacional y que por sus extremismos terminó en la Guillotina. El inefable Maduro no se ha dado cuenta que la prostituyente es un Caballo de Troya que lleva consigo a quienes lo van a llevar a ese patíbulo político.

¡Que tragedia la de éste país gobernado por el imperio de la miseria!! Y por cierto, no queremos golpes militares, lo que queremos es que se haga cumplir la Constitución y también queremos elecciones generales y un gobierno de salvación nacional con el concurso y participación de los más preparados para afrontar ésta grave crisis.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.