Foto: (Referencial)
COMPARTE

Los mediadores que deberán facilitar este sábado 08 de marzo la entrega de las armas de la banda terrorista ETA a las autoridades francesas ultiman los detalles de una operación que se desarrolla en el mayor hermetismo, marcado por la posibilidad de que se puedan practicar detenciones.

Uno de los autodenominados artesanos de la paz, el presidente de honor de la Liga francesa de Derechos Humanos (LDH), Michel Tubiana, explicó a Efe que los intermediarios confían en que el Gobierno francés sea cooperante y no se produzcan arrestos que a su juicio ensombrecerían el desarme.

Sin ofrecer detalles sobre cómo se llevará a cabo el proceso, insistió en que lo importante es el hecho de que conducirá a que las autoridades asuman la responsabilidad del arsenal de la banda.

Según el diario francés “Le Monde”, decenas de activistas se personarán en la mañana del sábado en los lugares donde debe producirse la entrega a las autoridades francesas del armamento etarra.

Esos militantes de la sociedad civil han tenido ya acceso a los zulos para sacar las armas de los lugares en que se encontraban, a veces escondidas en casas de particulares o en la naturaleza, explicó el vespertino, que subrayó que las drásticas medidas de seguridad buscan evitar toda filtración y todo riesgo de detención.

En la noche del jueves al viernes, ETA emitió un comunicado en el que se declaró como “organización desarmada”, ya que las armas y explosivos que tenía bajo su control se encuentran en manos de la sociedad civil.

ETA entregará cientos de ametralladoras

De acuerdo con “Le Monde”, la acción implicará desprenderse de “cientos de ametralladoras, fusiles de asalto, armas cortas, cientos de kilos de explosivos y de detonadores”.

El arsenal sería así ocho veces más grande que el localizado el pasado 16 de diciembre en la localidad vascofrancesa de Louhossoa, cuando cinco activistas de la sociedad civil fueron detenidos junto a una decena de cajas en las que se estima que ETA guardaba el 15 % de su armamento.

Tubiana -quien precisamente había firmado un comunicado con los detenidos en aquella acción en el que aseguraban que iban a destruir parte del arsenal etarra- reiteró a Efe que el sábado “se entregará la totalidad del ‘stock’ inventariado por la Comisión Internacional de Verificación”, encabezada por el ceilandés Ram Manikkalingam.

Fuentes judiciales antiterroristas consultadas por Efe recordaron que la entrega directa de las armas puede ser constitutiva de delito, por lo que no descartaron que se produzcan detenciones vinculadas.

El pasado 20 de marzo, el primer ministro francés, Bernard Cazeneuve, afirmó que la entrega del armamento de ETA debe producirse dentro del respeto de las reglas judiciales, aunque recordó que “obviamente ningún gobierno puede oponerse” a que armas utilizadas en actos violentos sean devueltas.

Las fuentes judiciales apostaron por la posibilidad de que los mediadores o los verificadores internacionales entreguen a la policía francesa los geolocalizadores con la ubicación exacta de los arsenales, de forma que se consiga “blanquear” las armas para que los intermediarios no puedan ser vinculados directamente con ellas.

Las armas que ETA ha utilizado para sus crímenes son guardadas habitualmente sin huellas y limpias, pero las trazas balísticas no se pueden modificar.

Si existe una vaina (casquillo) puede vincularse con el arma que ha disparado la bala, aunque lo más que se conseguiría sería abrir una línea de investigación, pero no necesariamente indicios suficientes como para ir a juicio, consideraron las mismas fuentes.

Pese a todo, existen muchas dudas de que entre el armamento que ETA vaya a restituir se encuentre material utilizado en alguno de los 224 atentados que siguen sin resolverse.

Tanto la policía francesa como la española saben con mucha precisión qué armamento operativo le queda a la banda.

En España, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco abrió este viernes diligencias en relación con la petición de la Fiscalía de cursar una comisión rogatoria a Francia para recabar información sobre el arsenal de armas que la organización tiene previsto entregar.

Ante esta comisión rogatoria, que puede ejecutar la propia Fiscalía Antiterrorista de París pero que llevará como mínimo una semana y media, se abren dos escenarios posibles: o bien se desplazan unidades de la policía científica española a Francia o bien se hace un traspaso provisional del arsenal a España.

Pese a todo, esas armas al final acabarán en España, seguro, zanjaron las fuentes consultadas por Efe. EFE

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.