COMPARTE

La cantante australiana Sia se ha convertido en una de las figuras musicales más llamativas de los últimos años, no solo por la potencia armónica de su voz o por los trajes extravagantes que suele usar en sus presentaciones, sino también por ese halo de misterio que la rodea, pues desde que comenzó a destacarse la artista decidió ocultar su rostro cada vez que estuviera en lugares públicos.

Así, escondida tras pelucas de distintos colores, formas y estilos, Sia ha asistido a ruedas de prensa, ceremonias de premiación y conciertos en todo el mundo.

No obstante, como lo ha dicho en repetidas ocasiones, esto no se trata de una estrategia para figurar y vender más discos. Todo lo contrario, es su forma de decirle no a la fama.

Sia nació en Adelaida, Australia, y creció rodeada de sonidos. Su padre fue integrante de bandas como Foreday Riders y Rum Jungle, mientras que su madre se desempeñaba como cantante y profesora de arte. Con estas influencias familiares hizo su primera incursión en la música antes de cumplir 20 años, cuando se unió como vocalista a la banda Crisp, que hacía acid jazz.

En 1997 debutó como solista con el álbum de estudio Only See, que tres años después le significó un contrato con la disquera Sony Music. Pero luego de lanzar Healing is Difficult, su segundo disco, la cantante abandonó este sello y se pasó a una filial de Universal Music, con la que produjo un tercer trabajo, titulado Colour the Small One.

Luego de conquistar el mercado musical británico con estas producciones, en 2008 Sia logró entrar en las listas estadounidenses con Some People Have Real Problems, un disco que no solo evidenció su talento como cantante sino también como compositora. A este le siguió We Are Born, que la terminó de consolidar como una artista de talla mundial.

En este punto tan alto de su carrera la artista empezó a sentirse un poco agobiada por la fama, las entrevistas, las fotos sociales, las firmas de autógrafos y el ritmo de vida tan agitado que estaba llevando. Por eso decidió hacer una breve pausa y dedicarse a colaborar con estrellas del pop como Christina Aguilera, Madonna, Rihanna, Beyoncé, entre otras.

Tras retomar su carrera en 2014 con el lanzamiento del álbum 1.000 Forms of Fear, dos años después Sia dio a conocer la que hasta ahora es su obra maestra: This is Acting. Este disco incluye la canción “Cheap Thrills”, que contó con la participación del cantante jamaiquino Sean Paul y que consiguió llegar al primer puesto en la lista Billboard Hot 100.

Además, algunos de sus temas han musicalizado series, películas y videojuegos. Ahora que ha alcanzado la cima de la industria musical, Sia parece haber vuelto a la costumbre de esconder su rostro detrás de pelucas, dejando en claro que lo importante es su música, no su personaje.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.