Los calabozos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Caracas, han sido testigos de cientos de historia de horror y dolor de civiles y militares detenidos por el gobierno de Nicolás Maduro.

Una de estas fue recogida por el portal infobae, al conversar con un oficial que permaneció en esas celdas hasta hace unos meses, cuando el Coronel Rafael Antonio Franco Quintero era el Director de Investigaciones de la Dgcim.

ENTREVISTA:

Solo estuvo 45 días en el año 2017, pero durante ese tiempo detenido, este alto oficial, que ascendió de primero hasta los más altos grados en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), vio y vivió hechos aterradores. Hemos resguardado su nombre para protegerlo a él y a su familia.

“Los muchachos que conozco de la Marina y están allí presos son oficiales ejemplares, de primera, todos de la Infantería de Marina, de Operaciones Especiales”, afirma.

El costo para las familias es muy alto. “Solamente tres horas de visita a la semana en el Dgcim. Para que tenga una idea, por ejemplo en la cárcel de Ramo Verde el régimen es abierto, tienen hasta cantina, cocinas, la visita se puede recibir en la propia celda, tienen televisores y creo que unos dos o tres días de visita desde la mañana hasta la tarde”.

-¿Cómo es en la Dgcim?

-En la Dgcim se tortura incluso a las familias,  porque tienen que recorrer largas distancias, pagar hoteles, transporte para tres horas de visitas que en oportunidades las cancelan sin previo aviso.  Allí vi gente venir de Margarita con sus hijos pequeños, o de la región andina, personas muy humildes y no poder visitar a su familiar sin que se les haya avisado con tiempo. Es todo muy cruel, mucho más de lo que la propia imaginación puede recrear.

-¿Usted estuvo en tiempos del Coronel Franco Quintero?

-Si, ese Coronel, en mi opinión, es un psicópata. Nunca imaginé que una persona así pudiese, no solo ser parte de la FANB, sino considerarse humano. Su paso por la Dgcim fue terrible.

-¿Por qué él en particular?

-Porque él fue quien cambió toda la rutina y condiciones de encarcelamiento a condiciones infrahumanas..

-Descríbame ese lugar, cuando estuvo ahí.

-Las celdas son herméticas, las puertas son de lámina de hierro, no de barrotes. Con una ventana pequeña que también permanece cerrada 24 horas; el encierro es absoluto, no se puede ver hacia afuera de la celda. No tienen baño y las necesidades, salvo cuando se lo permiten, se hacen en bolsa plástica las sólidas y en potes de plástico las líquidas. Prohibió los libros, inclusive las biblias, prohibió suplementos alimenticios, nada que no fuese agua, quitó el teléfono del pasillo y creó la norma de los tres minutos una vez al día.

“Las celdas son herméticas, las puertas son de lámina de hierro, con una ventana pequeña que permanece cerrada las 24 horas. El encierro es absoluto. No hay baño. Las necesidades hay que hacerlas en una bolsa o potes plásticos”.

Leer más: https://www.infobae.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.