(Foto referencial)

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo hoy no saber qué ocurrirá con la relación entre su país y Corea del Norte tras la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang (Corea del Sur), evento en el que ambas Coreas competirán juntas en hockey femenino.

“Los Juegos Olímpicos irán muy bien; después de eso, quién sabe”, dijo Trump a los periodistas durante un encuentro con desertores norcoreanos que invitó hoy a la Casa Blanca.

Las dos Coreas desfilarán bajo una bandera unificada en la ceremonia de apertura de los JJOO de Invierno, que arrancan el próximo 9 de febrero en Pyeongchang.

Esta será la primera vez que ambas Coreas, que técnicamente se mantienen en guerra desde hace más de 65 años, desfilen juntas en unos Juegos desde los de Invierno en Turín (Italia) en 2006.

Los dos países lo hicieron antes en los Juegos de Verano de Sídney en 2000 y Atenas en 2004.

El mandatario catalogó su relación con Corea del Norte como difícil, después de hablar por teléfono a primera hora con su homólogo surcoreano, Moon Jae-in, y con el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

En esa llamada, Trump deseó a Moon y al pueblo coreano unos exitosos Juegos de Invierno, aunque también dejó claras sus preocupaciones sobre el régimen norcoreano.

Más tarde, el presidente estadounidense se reunió con seis desertores norcoreanos, entre los que se encontraba Ji Seong-ho, protagonista momentáneo durante el discurso del Estado de la Nación cuando Trump se refirió a su caso y él levantó sus muletas en señal de victoria.

Según detalló la Casa Blanca, Seong-ho, que creció durante la hambruna de Corea del Norte en la década de los noventa, perdió la mano y el pie izquierdo cuando un tren lo atropelló después de perder el conocimiento a causa de su desnutrición.

Después de sufrir sendas amputaciones, fue capaz de escapar a Corea del Sur y estudiar Derecho en la Universidad de Dongguk, ubicada en la ciudad de Seúl.

Trump pidió a cada uno de los invitados que le explicaran su experiencia personal en Corea del Norte y de qué manera lograron escapar del régimen comunista.

Qué difícil, contestó el presidente en varias ocasiones después de escuchar con atención a sus invitados.

Una de las mujeres convidadas, Lee Hyeonseo, señaló en inglés que escapar de Corea del Norte no es como escapar de otro país, es como escapar de otro universo.

Presidente, por favor, ayúdenos, indicó la desertora, que le extendió a Trump a modo de regalo su libro, La niña con siete nombres.

Este libro, según la Casa Blanca, describe la infancia privilegiada de Hyeonseo en Corea del Norte, su vida en China, dónde residió de manera ilegal, su decisión de establecerse en Corea del Sur y el viaje de regreso a Corea del Norte que hizo para “rescatar” a su madre y su hermano.

La autora norcoreana saltó a la fama tras dar una charla en la plataforma de conferencias TED, que cuenta con más de diez millones de visitas, y compartir su historia frente a un panel especial del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los seis invitados se mostraron muy contentos con el trato de Trump y le agradecieron que les incluyera en el discurso del Estado de la Unión, que pronunció el pasado 30 de enero.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.