(Foto EFE)
COMPARTE

Donald Trump insistió este martes en su decreto antimigratorio, acusando a los medios y la justicia de subestimar la amenaza terrorista, horas antes de una crucial audiencia en una corte de apelaciones sobre el futuro de la polémica medida.

En la Casa Blanca junto a un grupo de comisarios de policía, Trump resumió su visión para justificar la prohibición de entrada al país de inmigrantes y refugiados de siete países de mayoría musulmana: es “sentido común”.

“Es muy importante para el país”, dijo el presidente republicano sobre el decreto, que cerró las fronteras a todos los refugiados por 120 días (para los provenientes de Siria el plazo es indefinido) y por 90 días para ciudadanos de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

Trump reconoció que la batalla legal, activada el viernes cuando un juez federal de Seattle, en el estado de Washington suspendió el decreto a nivel nacional, puede arrastrarse hasta la Corte Suprema, pero expresó su esperanza de que se resuelva antes.

El caso está bajo la jurisdicción del tribunal federal de apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco (California), que convocó una audiencia telefónica de una hora para las 23:00 GMT.

Ante la colosal oposición judicial a una de sus más emblemáticas promesas de campaña –desafiada en una demanda respaldada por gigantes tecnológicos, grupos de derechos humanos y 16 estados– Trump arremetió contra los medios.

En una visita el lunes el comando militar encargado del Medio Oriente (CENTCOM), Trump acusó a los medios “deshonestos” de subestimar la amenaza del terrorismo, señalando que exprofeso ocultaron ataques de grupos yihadistas.

“Cortes deben actuar”

La Casa Blanca luego distribuyó una lista de 78 ataques que, indicó, fueron “ejecutados o inspirados por” el grupo Estado Islámico, señalando que la mayoría no recibió la debida cobertura en los medios, sin especificar cuáles.

El listado incluye numerosas atrocidades que dominaron la cobertura informativa del mundo por días, entre ellas los ataques en París de noviembre de 2015 o el tiroteo en San Bernardino, California en diciembre de 2015.

“Entiendo la completa deshonestidad de los medios mejor que nadie y se lo dejo saber a las personas”, declaró el martes.

Trump también ha cuestionado que el asunto se libre en las cortes, argumentando la urgencia de reforzar la seguridad del país, y ha atacado al juez responsable de congelar su decreto, y con ello permitir que el flujo de viajeros de los países vetados se reanude hacia Estados Unidos.

El presidente republicano tachó al juez James Robart de “dizque juez”, un insulto que causó molestias incluso al interno de su Partido Republicano, e inyectó presión a las cortes.

“La amenaza del terrorismo radical islámico es muy real, solo vean lo que está pasando en Europa y el Medio Oriente. Las cortes deben actuar rápidamente”, escribió la noche del lunes en Twitter.

En documentos entregados a la corte el lunes, el Departamento de Justicia afirmó que la firma de decretos constituye un “ejercicio legal” de la autoridad presidencial y calificaron la veda del juez como “enormemente excesiva”.

Si la corte en San Francisco mantiene la suspensión, la batalla legal se trasladará a la Corte Suprema, que necesitará una mayoría de cinco contra tres para rechazar el fallo del tribunal de apelaciones.

Pero ese escenario es una incógnita: las ocho bancas del máximo tribunal están igualmente divididos en cuatro magistrados conservadores y cuatro progresistas.

Jueces en el “vacío”

Decretado el 27 de enero, la prohibición generó la confusión inicial de las propias agencias migratorias encargadas de implementarla, sembró el caos en los aeropuertos y desencadenó protestas mundiales. Tras un apoyo popular inicial, dos nuevos sondeos revelaron que una leve mayoría de los estadounidenses la rechaza.

Pero el nuevo secretario de Seguridad Interior, John Kelly, defendió la medida este martes en el Congreso, calificando la prohibición de entrada temporal como “legal y constitucional”.

“Nos permitirá evaluar si la información que necesitamos de todos países para autorizar visas es adecuada y está disponible y determinar si la persona que busca un beneficio migratorio es de hecho quien dice ser que es y no representa una amenaza”, apuntó.

Kelly, un general retirado, también acusó a los jueces de vivir en “un vacío”, alienados de la realidad.

“Viven en un mundo diferente a mí, un ambiente muy académico”, afirmó durante una audiencia ante la Comisión de Seguridad Interior de la Cámara de Representantes.

El decreto, mientras tanto, sigue alimentando criticismo hacia el flamantes presidente estadounidense.

“Damos las gracias a ese señor porque nos facilitó la tarea mostrando el verdadero rostro de Estados Unidos”, declaró el martes el ayatolá Alí Jamenei, guía supremo iraní, refiriéndose a Trump, en un discurso ante militares en Teherán.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.