Ailin Chona, amiga de la victima (Foto Cortesia)

Ailin Oriana Silva Solórzano (18) murió tras agonizar durante cinco días a consecuencia de las quemaduras de segundo y tercer grado sufridas en el 98% del cuerpo al ser agredida por el ex marido de una prima en un refugio ubicado en Catia.

Funcionarios del Cicpc andan tras la pista de Ray Josué Escalona López (21) presunto indiciado en el crimen, quien actuó en venganza porque una semana antes golpeó a Ailin con un bate, ella se lo quitó y le dio más fuerte, hasta causarle  fracturas delante de varias personas en la plaza Sucre de Catia.

Ailin se entrenaba en boxeo y tae kwondo. Vivía en Altavista con su madre y hermanos y dejó una niña de dos años.

Ailin Silva, asesinada. (Cortesía)

En la familia existían conflictos con Ray Escalona porque es un hombre maltratador, de conducta delictiva y no le permitían entrar a la casa.

A raíz de la paliza que le dio Ailin, el hombre comenzó a proferir amenazas a través de las redes sociales, con frases como: “la gasolina está barata, tu familia está en tu casa”.

El martes 16 Ailin amaneció durmiendo en el refugio, ubicado al lado de la autopista Caracas-La Guaira. No fue a descansar a su casa porque se le hizo tarde ni tampoco llegó a la vivienda de su amiga, Eilin Chona porque esta se encontraba en un torneo de fútbol en Valencia.

Eran las 8 de la mañana, Ailin dormía profundamente cuando llegó Ray al refugio, la roció con gasolina y la prendió.

Una joven que estaba allí intentó impedirlo, pero Ray le dijo “pira porque te voy a matar”.
Ella, conocida como “la morocha”, salió corriendo del refugio, pero se devolvió a auxiliar a Ailin, quien ardía en llamas.

Le echó dos pimpinas de cuatro litros de agua, hasta apagarla, la envolvió con una sábana y la llevó al Periférico de Catia.

De allí la refirieron al hospital Dr. Jesús Yerena de Lidice, donde pasó los primeros tres días en la emergencia, cubierta con un mosquitero.

Sus familiares tuvieron que dirigirse al Ministerio de Salud a denunciar para que la ingresaran en cuidados especiales.

El domingo 21 entró en paro, estaba rechazando los medicamentos y a las 7:45 de la mañana murió.

Ailin pertenecía a la comunidad LGBT, estudiaba bachillerato por Parasistema, era cuarta de seis hermanos y vendía de forma ambulante café, cigarrillos y verduras en la avenida Sucre.

Durante su gravedad, Ailin identificó a su agresor. “fue Ray, fue Ray”. Dijo a su familia.
El hombre ha cometido otros delitos, pero tiene un familiar en la Fiscalía que lo ampara para que no lo enjuicien.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.