Vargas Llosa: Pedro Castillo
/ Foto: EFE

El escritor peruano Mario Vargas Llosa reafirmó su apoyo a la candidata presidencial Keiko Fujimori por encarnar valores “democráticos” y advirtió que un eventual Gobierno de Pedro Castillo “sería una verdadera catástrofe” que podría llevar al Perú a repetir la experiencia “dramática” de Venezuela.

“Keiko Fujimori representa la posibilidad de continuar con el sistema democrático que tenemos instalado en el Perú y de que el país no se vaya a la catástrofe de la que es el mejor ejemplo Venezuela”, sostuvo este sábado el premio Nobel de Literatura de 2010 en una entrevista con la emisora RPP.

Vargas Llosa llamó ya la semana pasada a sus compatriotas a votar por la postulante de Fuerza Popular en la segunda vuelta presidencial de las elecciones del próximo 6 de junio, por ser “el mal menor” ante su rival, el profesor de extrema izquierda Castillo.

El escritor ha sido durante décadas un acérrimo rival del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien lo derrotó en las elecciones peruanas de 1990, y ha mantenido una postura abierta de rechazo a la propuesta política de su hija Keiko, quien postula por tercera vez a la Presidencia peruana.

Pero “de manera desconcertante” y “con mucha sorpresa” de su parte, Vargas Llosa se inclinó en esta ocasión hacia la postulante fujimorista al considerarla “la única alternativa”, tras revisar los programas de Perú Libre y quedar “muy alarmado” con las ideas del partido de Castillo para “reformar” el país.

“A favor de la democracia”

Al respecto, el premio Nobel de Literatura insistió en que su pronunciamiento es “a favor de la democracia y en contra de un sistema claramente autoritario”.

“No se puede pedir a Castillo que retroceda a posiciones democráticas luego de manifestarse de manera categórica con un modelo de sociedad que no lo es”, dijo.

En este sentido, el escritor alertó que en un eventual Gobierno de Perú Libre en el que se establezca el “modelo venezolano o cubano”, no se puede descartar la posibilidad de un golpe de Estado, que “probablemente sería de derechas” y “hundiría otra vez el país en una dictadura militar”.

Vargas Llosa reconoció que las propuestas radicales y opuestas que representan Fujimori y Castillo colocan a muchos peruanos “en una situación sumamente difícil”, pero reiteró que el voto por la hija del expresidente “garantiza mejor la supervivencia” de la democracia, algo que queda “completamente excluido” con el candidato de extrema izquierda.

“No sacrifiquemos la libertad por una falsa imagen de lo que podría ser una renovación profunda de la realidad peruana”, clamó.

“En contra la modernidad”

Sobre Castillo, Vargas Llosa admitió que parece ser “una persona bien intencionada, pero está profundamente equivocado sobre cuestiones sustanciales como las inversiones extranjeras”.

“Claramente sus ideas podrían llevarnos de una manera ingenua a una verdadera catástrofe económica” que empobrecería “muchísimo más” al país y agravaría las “grandes desigualdades que caracterizan a la sociedad peruana”, alertó.

El escritor criticó, además, el rechazo del maestro sindicalista a la legalización del aborto y del matrimonio de personas del mismo sexo, una posición que, a su parecer, “está realmente en contra de la modernidad”.

Advirtió también la “situación delicada” en la que quedaría un Perú “comunista, autoritario y totalitario” en la geopolítica de la región, por estar limitado al norte y al sur con Chile y Ecuador, “dos naciones que practican políticas neoliberales”.

Compromisos de Keiko

Tras publicarse la semana pasada la columna en la que por primera vez Vargas Llosa se pronunció sobre la coyuntura electoral del Perú, Fujimori se comunicó con el escritor para agradecerle el apoyo y ratificar las garantías democráticas que éste le había exigido.

“Ella (Keiko Fujimori) me llamó inmediatamente después y se comprometió a respetar los valores que garantizan la existencia de una democracia en el Perú”, afirmó.

En concreto, el escritor había exhortado a la candidata a comprometerse a respetar la libertad de expresión, a no indultar a Vladimiro Montesinos, el exasesor de su padre, así como a no expulsar ni cambiar a los jueces y fiscales del Poder Judicial y, sobre todo, a convocar elecciones al término de su mandato.

Según reveló Vargas Llosa, Fujimori le aseguró que “no se quedaría en el Palacio de Gobierno ni un día más de los cinco años que prescribe la constitución peruana y que respetaría el Poder Judicial”, que le pide 30 años de cárcel por presuntamente haberse lucrado con el caso Lava Jato.

El premio Nobel de Literatura, sin embargo, reconoció no estar de acuerdo con la promesa de Keiko de indultar a su padre, en caso de llegar al poder, una cuestión que evitó tratar en diálogo con la candidata al considerar que sería “inútil”.

“No lo mencioné porque entiendo que ella ha adquirido un compromiso con su padre y obligarla a desdecirse era muy peligroso”, opinó. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.