COMPARTE

Basyl Macías

Ese día, cerca de las 5:00 p.m, el móvil marcaba 29 grados centígrados en sombra.

Eran días con brisa de Cuaresma y el ambiente mantenía un clima fresco, incluso hacía frío.

Pero esa tarde todo era distinto. Ese miércoles 16 de marzo, el cielo estaba parcialmente nublado y hacía un calor insoportable.

Eso no fue obstáculo para que cientos de personas se concentraran en los espacios abiertos del centro comercial Omnicentro, bajo la consigna: Yo Soy Carabobeño, y para expresar su solidaridad con el diario El Carabobeño, ante el inminente fin de su edición impresa porque, hasta ese día alcanzó el papel prensa negado desde hace más de un año por el Complejo Editorial Alfredo Maneiro, a potestad del Ejecutivo nacional.

Movida por un sentido de pertenencia, Moira Chalbaud Lizarraga, cantante de la agrupación “Las Brujas y Zuzón”, como artista no puede creer que esté viviendo un momento tan triste.

– Porque no es solamente el periódico emblemático de mi ciudad natal, sino que es un medio que se lee desde hace muchas décadas en Aragua, Lara, Cojedes, Caracas y el resto del centro del país. Él ha mantenido una identidad propia de un estado. ¿Y que yo tenga que estar aquí viendo cómo esto se cae? No puedo con el dolor que siento en mi corazón.

Este momento le recuerda lo que sintió a la media noche del domingo 27 de mayo de 2007, cuando Radio Caracas Televisión (RCTV) finalizó sus transmisiones. 

– Me parece increíble estar viviéndolo de nuevo. Y no sé hasta cuando esto va a llegar, pero también siento, y por eso estoy aquí, que esto es momentáneo.

La fe era manifiesta en los alrededores de la tarima, en donde una veintena de personas subió a dar palabras de aliento a los dueños y trabajadores de esta empresa editora.

EN TERAPIA INTENSIVA

El Carabobeño no va a morir, gritaba Moira en el intervalo de los oradores espontáneos, mientras sus pecas se escondían en su faz enrojecida por el calor, a pesar de que la protegía una gorra con el tricolor venezolano, con sus estrellas y escudo.

Ella pensaba que sí, a lo mejor El Carabobeño entraba en terapia intensiva, pero mantiene la esperanza de que al final llegar la luz, prevalecerá la verdad y la justicia.

La también contrabajista de la Orquesta Sinfónica y miembro del Coro Protocolar de la Universidad de Carabobo, suelta una carcajada de obviedad cuando reflexiona lo que significa para ella, el Centro Cultural Eladio Alemán Sucre (Cceas) del diario El Carabobeño. 

Moira recuerda con satisfacción que “Las Brujas y Zuzón” se dio a conocer hace 16 años en estos espacios dedicados al arte y la cultura, y que han servido de palestra a muchos artistas, noveles y consagrados.

– Es precisamente por la gente de El Carabobeño, que a muchos venezolanos les han llegado nuestros mensajes como artistas y soñadoras de un mundo mejor, más humano y justo. Tenemos que llevar a Venezuela hacia allá. A ser un país de primer mundo, donde se respete la cultura, donde haya un alto grado de desarrollo humano, una buena distribución de la riqueza, sanidad, esperanza de vida y calidad de los servicios. Lo merecemos porque somos tierra de gracia, afianzó.

El Diario del Centro siempre ha sido un vehículo de crecimiento para el estado y su gente, no solamente para mantenerlos informados, sino enterados del mundo de la música, el arte y del resto de las fuentes que mueven al mundo.

– Me niego a creer que esto llegue a su fin. Y Yo Soy Carabobeño, y por eso estoy aquí.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.