(Twitter)
COMPARTE

“Venezuela atraviesa el mayor éxodo de su historia”. Si bien llegó al país hace casi dos décadas, Vicenzo Pensa, presidente de la Asociación de Venezolanos en Argentina (Asoven), está directamente involucrado con la creciente corriente migratoria de venezolanos desde su rol en la ONG que funciona hace 18 años.

La situación que atraviesa el país caribeño, sumido en una profunda crisis económica, política y social, y azotado por el peor desabastecimiento de medicamentos y alimentos de su historia, es alarmante. Y los índices de personas que buscan “una mejor vida” en otros países lo demuestran.

En América Latina, Argentina es el país que más venezolanos recibe después de Colombia y Panamá. Según datos aportados por la Dirección Nacional de Migraciones a Infobae, desde 2008 hasta marzo de este año, un total de 38.540 venezolanos iniciaron los trámites de radicación.

En ese lapso de tiempo, la curva de gestiones fue ascendente. El gran salto se evidenció entre 2014 y 2016, tiempo en el que el número de venezolanos que solicitaron la residencia pasó de 2.636 a 12.859. Es decir, prácticamente se quintuplicó. Y en 2017, sólo entre enero y marzo, se registró un total de 8.333 trámites iniciados.

 

Semanas atrás, durante una Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, la diputada del PRO y presidente de esa Comisión, Cornelia Schmidt-Liermann, indicó que se espera que para fin de año haya cerca de 30.000 nuevos venezolanos. Registro que, de confirmarse la tendencia actual, duplicaría las solicitudes realizadas en diez años.

Pensa, de 46 años, reconoció que uno de los principales motivos que lleva a los venezolanos a solicitar la residencia argentina es el proceso de documentación: “Es mucho más sencillo que el de otros países. Con los antecedentes penales, aunque ya hoy en día es un problema conseguirlos en Venezuela, y con el pasaporte o el DNI venezolano ya puedes acceder a la residencia”.

Desde Migraciones explicaron a este medio que primero se le otorga al solicitante la residencia temporaria, y luego de dos años puede aplicar a la permanente. Diferente es el caso de aquellos venezolanos que cumplan con los requisitos para aspirar a la permanente de entrada, como tener lazos con algún ciudadano argentino.

Pero el presidente de Asoven aclaró que ese no es el único motivo que atrae a sus compatriotas a venir a Argentina: “Es un país amigable, donde somos tratados como uno más”. Lo mismo percibieron Chely Yohana Depablos (31) y Juan Fernández (38), quienes aseguraron a este medio sentirse “como en casa” desde que llegaron al país.

“Yo estoy profundamente agradecida con éste país y con su gente, en seis años he conocido personas maravillosas y he tenido muy buenas experiencias. Considero que Buenos Aires no solo me recibió bien, sino que además, me abrió las puertas y me dio las herramientas necesarias para lograr todo lo que tengo ahora. Me siento muy cómoda y feliz”, indicó Chely, quien arribó al país en marzo de 2011 para hacer una maestría de Psicología cognitiva en la Universidad de Buenos Aires (UBA). En estos seis años, junto a Saúl (30), su pareja, ya estuvieron al frente de tres emprendimientos: compraron la franquicia del bar Chupitos, y luego invirtieron en una cafetería (Encuentro) y un restaurante (Chicken Bros).

“Me siento como en casa. Acá he encontrado grandes afectos, buenos amigos. La ciudad me encanta, la gente me encanta… Los argentinos y los venezolanos nos parecemos mucho”, agregó Juan, quien, a diferencia de su compatriota, apenas lleva nueve meses en suelo argentino.

Al igual que ellos dos, la mayoría de los venezolanos que deciden venir son jóvenes profesionales entre 20 y 40 años. “Pero cada vez nos encontramos con gente mayor”, aclaró Pensa. Apuntó, además, que pese a que la mayor parte es profesional, “trabaja de lo que puede”. “Esto obedece a la necesidad. Agarran lo que les llega”.

Tal es el caso de Juan. En su Caracas natal tenía una trayectoria como periodista, y sabía que dejar su país “era comenzar de nuevo”. “Aunado a eso me tenía que venir yo primero y dejar a mis hijos con su madre por algunos meses (en principio sería por un mes, y llegaron a ser cuatro). Así que costó mucho, también el tema de dejar a mis padres allá solos me preocupaba sobremanera”. Pero la desesperación y la necesidad de brindarle una mejor vida a sus dos hijos lo llevó a decidirse. Hoy Juan se gana la vida trabajando en dos call center y hace “changas” haciendo stand up, actividad que dejó de ser un hobby para convertirse en parte de su “vocación”.

Asoven nació hace 18 años con la premisa de “difundir la cultura” venezolana en Argentina. Pero las circunstancias cambiaron y ahora la ONG brinda apoyo a su comunidad. Incluso su presidente se mostró sorprendido al revelar que una de las primeras cosas que solicitan sus compatriotas es “contención”. “Por eso creamos la red de contención emocional. Se trata de grupos de venezolanos que escuchan y esperan el desahogo de otros”.

Desde la Asociación también se provee de alimentos, medicamentos y ropa a quienes vienen “con prácticamente nada”, y se presta orientación sobre los sistemas migratorios. “Aunque no nos dedicamos a gestionar ningún trámite”, aclaró.

La enorme mayoría trata por todos los medios de enviar, especialmente, medicamentos a su familia. Pero cada vez son menos los que viajan y los pocos que lo hacen necesitan el espacio de sus valijas para sus propias familias o para algún pedido puntual.

El presidente de Asoven denunció que en los últimos tiempos las autoridades chavistas aplicaron mayores controles y cada vez es más difícil ingresar al país medicamentos: “Ahora retienen los medicamentos. Está prohibida su entrada si no están gestionados por el Estado”.

Puede leer la nota completa en Infobae.com / VIC

Un grupo de venezolanos exilados en Argentina manifestó esta semana su rechazo a a Constituyente de Nicolás Maduro, por considerar que es un paso definitivo a minar el sistema democrático en Venezuela.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.