COMPARTE

Tienen más de 35 años, son en su mayoría del género masculino. Con problemas de obesidad, tendentes al sedentarismo. Además, suelen contar con factores de riesgo no modificables, como la herencia. El perfil del paciente con riesgo de enfermedad coronaria. A ellos, se les abordaba para evaluar la obstrucción arterial con cateterismo, el método convencional. Ahora, cuentan con el TAC coronario alternativo, para proceder lo menos invasivo para observarlas y así los especialistas puedan proceder a a tratarlas.

Las enfermedades cardíacas en el mundo occidental son la primera causa de morbilidad y mortalidad. Y dentro de ellas, la obstrucción de las arterias coronarias: la más común. Es la primera causa de muerte entre hombres y mujeres del mundo entero y en nuestro país, continua como la primera, después el cáncer y los accidentes de tránsito. No existen cifras oficiales que indiquen el número de personas afectadas en Venezuela.

Lo que si se sabe es que existen factores de riesgo inevitables y evitables, de acuerdo a lo expresado por Gustavo Linares Pérez, Cardiólogo Clínico y Hemodinamista, egresado de la Escuela Vargas de la Universidad Central de Venezuela, UCV con postgrado en cardiología intervencionista del Hospital Gregorio Marañón de la Universidad Complutense de Madrid, en el programa Por Tu Salud, que se transmite por El Carabobeño Radio, de lunes a viernes, de 11:30 a 12:30pm.

Los inevitables:los antecedentes familiares y la edad. “A medida que se va avanzando en años se adquiere un riesgo adicional para las enfermedades cardíacas”, dijo Linares, también jefe del servicio de cardiología del Centro Clinico Docente Las Mercedes, Caracas.

Las arterias coronarias suministran sangre al corazón pero ellas tienden a endurecerse y a estrecharse debido a la acumulación de colesterol y placa en la capa interna de sus paredes. “Es mortal, dado que el infarto es la primera causa de muerte y ocurre cuando obstruye el flujo de sangre al músculo cardíaco”.

Para determinar si existe la obstrucción arterial, Linares Pérez explicó que se cuenta con la Angiotomografía Coronaria, TAC Coronario, una metodología relativamente nueva, en virtud de que se popularizó a partir de 2006, cuando entraron al mercado mundial los tomógrafos que cortaban de forma rápida las estructuras cardíacas por encima de 64 cortes por segundo. Lo que permitió reconstruir, de manera no invasiva el corazón y, en especial, las coronarias.

Recordó que este examen se hacía con tomógrafos de 4 y 16 cortes pero los resultados no eran óptimos. Luego de 2006, esta tecnología empezó a difundirse en el mundo y pudieron ampliarse los diagnósticos cardiológicos. “Ahora, -agrega-, el TAC Coronario permite ver las estructuras cardíacas en un procedimiento que es rápido, sencillo y bajo riesgo, que es lo principal”.

La manera convencional de ver las arterias coronarias, -comentó el especialista-, es a través de un método invasivo que es la angiografía coronaria mediante cateterismo cardíaco. Para ello hay que punzar la arteria, bien sea por la vía femoral o por la vía radial. Con unos catéteres delgados se puede llegar hasta las arterias coronarias y determinar si hay o no obstrucción. Es lo que llamamos el procedimiento “Gold Estandar”, que es el método final o determinante.

El TAC Coronario es un método alternativo para personas que tienen bajo riesgo de enfermedad coronaria, que tenga miedo de hacerse un cateterismo o que prefiera hacerse este estudio previamente.  Es una opción para observar las arterias coronarias sin utilizar el método invasivo.

Beneficios del TAC por encima del método convencional

El TAC no es invasivo. Es sencillo y rápido de hacer. Requiere una preparación muy simple. Además, es ambulatorio. “Se da al paciente un tratamiento betabloqueante (poner el corazón más lento), dado que amerita que esté regulada la frecuencia cardíaca y que tenga entre 60 o 65 pulsaciones por minuto.

-Se toma la vía periférica venosa y se administra el contraste con un inyector de alto flujo. Va por las venas hasta llegar al corazón y pinta las arterias. El tomógrafo lee en ese momento, cuando las arterias están pintadas y permite hacer una reconstrucción en tercera dimensión sin invadir al paciente. De esta forma, se elimina el riesgo del cateterismo, detalló Linares.

El TAC Coronario detecta enfermedades como ateroesclerosis, que es la enfermedad de las arterias coronarias.

“Es un método de prevención. Puede ser útil en el seguimiento de los pacientes después de operados del corazón porque es un procedimiento que no requiere invasión y pueden verse los puentes coronarios que previamente fueron colocados. Se logra observar la permeabilidad sin tener que inyectar directamente. Se hace con contraste pero sin catéter”. Apunta que cuando se hace un cateterismo a un convaleciente operado es más complejo que en un paciente no intervenido anteriormente.

Recuerda que recientemente había tenido tres pacientes que parecían tener una enfermedad del corazón, por los estudios de inducción de isquemia previamente indicados. No quisieron hacerse el cateterismo. Se hicieron el TAC Coronario y resultó que no había enfermedad obstructiva o de las arterias del corazón y eso es lo que se llama “falsos positivos”.  Resulto que el TAC fue una buena opción porque, no tuvieron que hacerse un cateterismo invasivo.

 Recomendaciones

La mejor recomendación que se puede hacer para prevenir las enfermedades del corazón o de las arterias coronarias es no fumar, tener una alimentación balanceada y hacer ejercicios, como son una prueba de esfuerzo y un electrocardiograma. Si los resultados sugieren que puede haber enfermedad del corazón, el especialista puede indicar un cateterismo cardíaco. Si las pruebas salen dudosas o positivas, pero el cardiólogo no está muy convencido,  puede recomendar un TAC Coronario para evitar hacer una intervención invasiva. Además, para los que sufren de claustrofobia por la resonancia magnética es lo ideal.

Más escuchar la entrevista completa, visite nuestra página web www.el-carabobeno.com/salud o por nuestro canal youtube, colocando Por tu Salud, conducido por Ana Isabel Laguna.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.